Entre 2014 y 2020 el uso de antibióticos en sanidad animal ha bajado un 56,7% en España.

El consumo de antibióticos en España registró una bajada del 32,4 % en salud humana y 56,7 % en sanidad animal entre 2014 y 2020, un descenso muy notable de acuerdo con los datos del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC).

  • La próxima pandemia , y contra la que no existen vacunas, puede ser la resistencia a los antibióticos.
  • Según datos del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN), entre 2014 y 2020 el consumo nacional de antibióticos bajó un 32,4 % en salud humana y un 56,7 % en sanidad animal
  • España figura como el 6º país con mayor reducción de consumo de antibióticos en salud humana entre los 25 países con datos reportados al ECDC, desde que comenzó el PRAN en 2014 hasta 2020
  • Alrededor de 4.000 personas mueren cada año en España como consecuencia de infecciones provocadas por bacterias resistentes, el cuádruple de muertes que las causadas por accidentes de tráfico
  • El PRAN ha lanzado dos nuevas apps dirigidas a profesionales sanitarios en medicina humana y veterinaria con el objetivo de mejorar la prescripción de los tratamientos antibióticos

 

La Ministra de Sanidad, Carolina Darias, y la directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), María Jesús Lamas, han presentado estos datos el 18 noviembre 2021 durante la Jornada del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, organizada por la AEMPS como institución coordinadora del PRAN en el contexto de la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de Los Antimicrobianos (18-24 noviembre).

Las cifras analizadas durante este encuentro online reflejan que, a pesar de la subida registrada en el consumo hospitalario de antibióticos por la incertidumbre diagnóstica durante la primera ola de la pandemia de COVID-19, España ha mantenido en 2020 la tendencia decreciente que venía registrando en esta tasa desde 2014. Los antibióticos más consumidos en salud humana siguen siendo betalactámicos, macrólidos y lincosamidas. Teniendo en cuenta el contexto europeo, desde que comenzó el PRAN en 2014 hasta 2020, España figura como el 6º país con mayor reducción de consumo de antibióticos entre los 25 países con datos reportados al ECDC para este periodo.

Registrado en 2019-2020 un repunte antibióticos veterinarios, probablemente por miedo a desabastecimiento.

En el caso de la sanidad animal, en el periodo 2019-2020 se registró un repunte en las ventas de antibióticos veterinarios (penicilinas de amplio espectro y tetraciclinas) que puede responder al contexto de la pandemia y a recelos de desabastecimiento.

En cualquier caso, analizados en el contexto europeo y en el período 2014-2020, estos datos confirman que España ha abandonado los primeros puestos del ranking de consumo de antibióticos en la UE. Así, la media nacional de consumo en salud humana ha pasado de las 28 DHD de 2015 a las 19,8 DHD de 2020 (media UE: 16,4 DHD) colocando a España en el puesto 22 de los 27 países que en este momento reportan datos al ECDC.

En el caso de las ventas de antibióticos veterinarios, España pasa de los 418,8 mg/PCU (miligramos de principio activo por Unidad de Corrección de Población) de 2014 a los 181,2 mg/PCU de 2020. La media europea está disponible en el recien publicado informe ESVAC.

 

La “pandemia silenciosa”

Esta tendencia decreciente es especialmente relevante si se considera que la resistencia bacteriana ya constituye un riesgo sanitario global y que se trata de un fenómeno causado principalmente por el consumo excesivo o inadecuado de antibióticos. Alrededor de 33.000 personas mueren cada año en Europa como consecuencia de infecciones resistentes, unas 4.000 muertes en España, lo que supone cuatro veces más que las muertes provocadas por accidentes de tráfico.

En su intervención durante la jornada, Darias confirmó “la necesidad de seguir trabajando frente a la que ya muchos conocen como la pandemia silenciosa”. En este sentido, la ministra destacó como “imprescindible” la continuidad del PRAN como estrategia One Health o de “una única salud”. Por su parte, María Jesús Lamas, destacó que “muchos de los aprendizajes de la pandemia de COVID-19 han respaldado estrategias en las que el PRAN ya trabajaba desde sus inicios en 2014, como son la concienciación sobre nuestra influencia en la salud de quienes nos rodean o la prevención de las infecciones mediante acciones como el lavado de manos”.

La portavoz de la AEMPS avanzó en su intervención las líneas prioritarias del PRAN 2022-2024, entre las que destacó la puesta en marcha del nuevo Sistema Nacional de Vigilancia, el impulso de los Programas de Optimización de Uso de Antibióticos (PROA) y la ampliación de los Programas REDUCE en sanidad animal. Asimismo, subrayó la difusión en televisión de la nueva campaña “Antibióticos: tómatelos en serio” y anunció el lanzamiento de dos aplicaciones dirigidas a profesionales sanitarios.

 

Más recursos online: Guías de Prescripción y PRANteca

Durante la Jornada del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos 2021 se han presentado las apps de las Guías de Terapéutica Antimicrobiana del PRAN, dos aplicaciones que tienen como objetivo facilitar la correcta prescripción de antibióticos a médicos y veterinarios. Ambas aplicaciones están disponibles en la web del PRAN para que los profesionales sanitarios puedan descargarlas en sus dispositivos y tenerlas a mano en los momentos claves de la prescripción ya sea en un centro de salud, un hospital, una clínica veterinaria o una granja.

La aplicación para sanidad animal se organiza por especies para facilitar recomendaciones de prescripción que también han sido diseñadas de acuerdo con información epidemiológica permanentemente actualizada.

Destacar en el anuncio de las nuevas guías terapéuticas PRAN, que Cristina Muñoz ha aclarado que es una guía informativa y que en ningún caso no pretende sustituir el criterio clínico del veterinario, sino ayudarlo en el proceso de toma de decisiones en la medida de lo posible.

También se ha puesto sobre la mesa la creación de la PRANteca, una herramienta para estudiar las cepas resistentes que se van encontrando e identificando a lo largo y ancho del país.

 

Las aguas residuales, un “testigo” fiable de los niveles reales totales de antibióticos en circulación

Muy instructiva ha sido la presentación de Ricardo Carapeto y Carles Borrego, donde de una manera muy gráfica han plasmado la situación de contaminación existente en las aguas de bacterias patógenas y las bacterias poliresistentes que incluso después de salir de los centros de potabilización de aguas de las poblaciones, se encuentran en un número relativamente elevado en el agua ya depurada.

 

Los datos son muy claros que estas bacterias provienen de origen humano y animal y, como la lógica indicaría, no depende de la calidad o capacidad de la planta potabilizadora en un principio, sino de la concienciación en el uso racional de antimicrobianos, siendo en los países con un menor uso de estos donde aparecen muchas menos cepas bacterianas poliresistentes en el agua que llega a las plantas potabilizadoras y en la que, lógicamente, sale de ella.

 

Para saber más:

-. «Sales of veterinary antimicrobial agents in 31 European countries in 2019 and 2020»  11th ESVAC report  November 2021 (new)

-. Producción avícola sin antibióticos

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario