Estamos comiendo dinosaurio, perdón, pollo.

 

El mejor embrión de dinosaurio jamás encontrado reafirma que las aves modernas proceden de estos animales extintos

 

Lo han llamado «Baby Yingliang» y es el embrión de dinosaurio mejor conservado que se ha conseguido hasta la fecha. Descubierto en Ganzhou, en el sur de China, pertenece a un dinosaurio terópodo desdentado u ovirraptorosaurio. Un fósil de entre 66 y 72 millones de años que da muchas pistas sobre lo parecidos que eran los dinosaurios de las aves modernas.

El embrión se ha encontrado en una posición enrollada conocida como «plegado», que es la posición que adoptan las aves antes de nacer. Una postura hasta ahora desconocida en los dinosaurios y que se consideraba exclusiva de las aves.

«Estamos entusiasmados con el descubrimiento del ‘Bebé Yingliang’, ya que se ha conservado en un gran estado y nos ayuda a responder muchas preguntas sobre el crecimiento y la reproducción de los dinosaurios», ha explicado Fion Waisum Ma, paleobióloga de la Universidad de Birmingham que ha participado en la investigación.

Un «bebé dinosaurio» perfectamente conservado

El fósil, encontrado en una roca que pertenece a la era del Cretácico, es un huevo que contiene un embrión completo, de unos 27 centímetros de largo desplegado. El huevo en sí mismo mide unos 17 centímetros de largo y el dinosaurio estaba encorvado como las aves para caber dentro.

Resumen Huevo

El análisis completo ha sido publicado en la revista iScience: «An exquisitely preserved in-ovo theropod dinosaur embryo sheds light on avian-like prehatching postures» y describen como estos dinosaurios realizaban una serie de movimientos dentro del huevo, donde finalmente meten la cabeza debajo del ala derecha, con los pies a cada lado, justo antes de nacer. Un tipo de posición que no se había encontrado en ningún otro ejemplar de dinosaurio hasta la fecha.

«Es un espécimen increíble… he estado trabajando en huevos de dinosaurio durante 25 años y no había visto nada parecido», explica Darla Zelenitsky, profesora de geociencia en la Universidad de Calgary y coautora de la investigación. Un huevo de dinosaurio con un embrión completo que ha permitido estudiar con un detalle sin precedentes cómo era el estado embrionario de los dinosaurios.

«Los huesos de dinosaurios bebés son tan pequeños y frágiles, que rara vez se conservan como fósiles», explica Zelenitsky. «Es uno de los fósiles de dinosaurio más impresionantes y bellos que he visto en mi vida», apunta el paleontólogo Steve Brusatte.

Imagen: Julius Csotonyi

El oviraptor de haber crecido habría llegado a medir entre 2,5 y 3 metros. Este fósil del ‘Bebé Yingliang’ fue adquirido en el año 2000 por Liang Liu, director de la empresa Yingliang Group, del que recibe el nombre. Sin embargo, el fósil fue almacenado y en gran parte olvidado, hasta que durante la construcción del Museo de Historia Natural de Piedra de Yingliang se recuperó y se percataron de los detalles del embrión.

 

Un estudio que muestra la gran conexión de los dinosaurios con las aves modernas y apunta a que el comportamiento dentro del huevo que considerábamos exclusivo de las aves podría haberse originado mucho antes, entre sus ancestros los dinosaurios.

Postura de embrión de dinosaurio antes de salir del huevo

 

 

 

Para saber más:

-. Aves modernas proceden de los dinosaurios.

 

Demuestran que todos los dinosaurios carnívoros tenían los pies de las gallinas

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos en Linkedin, Twitter o Facebook.

Etiquetas:

Deja una respuesta