FIGAN2021 :  Adelantos de la robótica en el manejo de reproductoras

 

Jueves 23 a las 17:30:   Conferencia sobre ADELANTOS DE LA ROBOTICA EN EL MANEJO DE REPRODUCTORAS

 

Una puesta en el suelo controlada y una buena tasa de fertilidad garantizan el éxito del lote y repercuten directamente en la rentabilidad.

No cabe duda de que el manejo de aves reproductoras es una de las actividades más técnicas y exigentes de la producción avícola. Y es que no vale contar con los mejores equipos e instalaciones, seguir al pie de la letra el programa de manejo de la raza y las recomendaciones de los expertos para garantizar que la productividad de un lote esté por encima de los valores de referencia. Una cosa es segura: cada lote es diferente, y las practicas que funcionaron ayer, no se ajustan necesariamente a las necesidades de una nueva bandada.

Solo el monitoreo y la observación diaria del estado físico y el comportamiento de las aves permite la identificación temprana de los factores de riesgo de la baja productividad de un lote en lo que se refiere a niveles de postura, fertilidad e incubabilidad. Mucho antes del traslado de las aves, el personal de la granja ya ha comenzado una carrera contra reloj para asegurar que todas las condiciones son las adecuadas para una producción controlada. Basta una emergencia como un accidente en la puesta, o una caída precoz en la fertilidad, para que el activo más valioso de una granja, los recursos humanos, queden desbordados de trabajo.

Tibot Technologies ha identificado dos aspectos cruciales en los que la producción del lote corre un riesgo de bajo rendimiento y ofrece una solución automatizada que optimiza el tiempo del personal:

  1. Evitar la puesta de huevos fuera del nido : el manejo en las granjas de cría suele estar coordinado con el manejo en las granjas de reproducción, las condiciones del traslado son desconocidas y pueden tener un efecto en el comportamiento animal. Algunas veces las aves llegan demasiado nerviosas, apáticas, no se desplazan hacia el nido, obedeciendo a su instinto natural de querer incubar su huevo en el piso. Aunque la detección temprana y la prevención son los factores decisivos para minimizar este comportamiento, la cloquez y la puesta en el nido requieren la aplicación de medidas rápidas para mantener las aves en producción.

Recorrer la nave cada 30 minutos para disuadir a las aves de poner en el piso, aislar las cluecas, y, sobre todo, recoger todos esos huevos del suelo o del piso, son tareas que pueden tomar mucho tiempo, requieren un esfuerzo físico importante (una pava pesa entre 12 y 18 kilos) y tienen un efecto desmoralizante para la persona a cargo de la nave.

El desplazamiento aleatorio del robot Spoutnic en la zona de yacija, reduce en un 50% el tiempo que el personal de la granja dedica a estas tareas hasta el pico de puesta y durante todo el ciclo, gracias a la combinación de sus estímulos sonoros y lumínicos. El robot puede incorporarse tras la puesta del primer huevo en las granjas de gallinas reproductoras, y a partir del siguiente día del traslado de las aves en el caso de las pavas, donde solo el movimiento del robot contribuye a la erradicación de las cluecas y a un nivel de puesta en el piso a niveles mínimos.

  1. Caída de la fertilidad: Alrededor de las 45 semanas de edad, la fertilidad de las gallinas reproductoras sufre una abrupta caída que se explica entre otros factores por el cansancio y aumento de peso de las aves, la dificultad o la falta de interés por la cubrición, así como la mortalidad de los machos que redunda en un desbalance entre la proporción de machos y hembras.

 

La empresa Hubbard en Francia estudió el impacto del robot en la fertilidad de sus aves, sin recurrir al spiking.  El robot se sometió a pruebas con dos lotes de 48 semanas y 55 semanas de edad, y demostró que el uso del robot horas antes del apague de las luces estimuló la actividad sexual de las aves en un 30% mas de cubrición y cinco puntos adicionales de fertilidad, sin los riesgos de bioseguridad y los costos que implica el spiking.

 

Hubbard somete a pruebas el robot de Tibot Technologies: Un 30% más de cubriciones y 5 puntos de aumento en la fertilidad

 

La rotación de machos o su reemplazo por reproductores más jóvenes, o spiking, es el procedimiento que suele implementarse para compensar esta disminución, dando por lo general buenos resultados si la clasificación de los machos se hace en forma regular y periódica. Sin embargo, esta práctica, además de representar un alto costo y riesgo de bioseguridad, puede generar una caída aun mayor de la fertilidad y la incubabilidad, si los machos no son aceptados por el grupo.

Todas estas cuestiones serán explicadas en la presentación que realizará el equipo de TIBOT en FIGAN 2021.

Lugar:               FIGAN , Pabellón 8, Sala de Jornadas

Fecha y hora:   Jueves 23 a las 17:30

Organiza:         TIBOT

 

Para saber más:

-. TIBOT

Transferencia de las pollitas recriadas a la nave de puesta

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario