Comparte

Desde hace diez años, Corral de Monegros comercializa huevos de gallinas camperas, criadas en libertad  y alimentadas con cereales de proximidad.

Los Monegros es una comarca aragonesa (España) dividida entre las provincias de Zaragoza y Huesca, España.  Su principal característica es su clima semidesértico que sufre sequías crónicas y su despoblamiento. En esta comarca donde desde hace 10 años opera la granja avícola Corral de Monegros en la localidad de Grañen.

 

Sus  ventas son de más de 4.000 docenas de huevos cada día, procedentes todos ellos de gallinas camperas, es decir, sin jaulas y alimentadas con cereales de proximidad.

«Queremos recuperar el huevo de corral de toda la vida, el sabor de antaño, de gallinas de corral, que con el éxodo a las ciudades se había ido perdiendo», explica el gerente de Corral de Monegros, Carlos Conte. Un sabor tradicional para el que es clave el hecho de que las gallinas puedan estar en libertad y desarrollarse plenamente.  Según Conte, este sistema de cría «Se transmite al huevo, a su naturalidad», añade Conte. Además, añade, tienen «mayor sabor y más densidad», afirma el responsable de producto de la explotación, Carlos Alastruey.

 

De 2.000 a 23.000 ponedoras

Corral de Monegros surgió en el seno de una familia con tradición ganadera de más de 40 años, pero su fundador quiso dedicarse al producto final. Este año cumple una década en la que no han hecho otra cosa que crecer en producción, en número de animales y en extensión.

De la recría de gallina campera, pasaron a comercializar los huevos con su propia marca, Corral de Monegros. «Arrancamos con 2.000 gallinas y con una producción de 150 docenas de huevos diarios para poder vender nuestro producto por la zona de Los Monegros. Después pasamos a tener 4.000 y actualmente contamos con 8.000 gallinas en una de nuestras instalaciones y hemos abierto otra granja con 15.000 aves más», detalla Alastruey.

El año pasado fue el del salto a toda España. De vender solo en la zona de Huesca o en la de Zaragoza, pasaron a enviar sus huevos a lugares como Madrid, Barcelona, Galicia o las Islas Baleares. Su producción diaria es de 4.000 docenas, que pueden encontrarse en los lineales de las principales cadenas de distribución de todo el país.

Embalaje en litigio

Pese a las buenas cifras y la dinámica de crecimiento, Corral de Monegros ha tenido que afrontar un episodio no tan positivo. Hace unas semanas, una empresa gallega interponía una demanda cuestionando su diseño y el embalaje de sus huevos. Este hecho sorprendía al fundador de la empresa oscense. «Con el diseño queríamos resaltar lo tradicional, no abandonar nuestras raíces de las que venimos, del medio rural, de los pueblos de Monegros», asevera Conte.

Es lo que plasmaron en su marca y en sus colores, el verde como símbolo de ese medio rural, de lo natural, y el marrón por ser un color de la tierra de Monegros. Y todo ello con la sencillez que caracteriza a esta empresa: «Que fuera algo sencillo, una gallina real, como la dibujaría un niño».

Tampoco creen que el embalaje de Corral de Monegros tenga alguna similitud con el de la empresa gallega, una caja troquelada que permite ver el producto porque así lo prefiere el cliente. «Es una muestra de nuestro compromiso y apuesta por la calidad alimentaria», señala Conte.

Corral de Monegros da trabajo directo a unas 15 personas e indirecto a otras diez. En 2017 facturó alrededor de 850.000 euros para acercarse al millón y medio del ejercicio de 2018. Está ubicada en la localidad de Grañén, así que esta empresa es uno de los grandes dinamizadores del medio rural de la comarca. «Todos los trabajadores somos del pueblo o de la zona, y estar aquí nunca nos ha supuesto ningún condicionante», asevera Alastruey. «Siempre nos ha gustado vivir en Los Monegros. Hemos nacido aquí y aquí queremos quedarnos», asegura Conte.

Además de seguir comercializando huevos, Corral de Monegros ya trabaja en una nueva línea de envasado en la que están concentrando todos sus esfuerzos y pronto empezará la comercialización de tortillas de patata.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario