Comparte

Francia da la espalda a los huevos de gallinas criadas en jaulas.  Las grandes cadenas de distribución dejarán de venderlos de aquí al 2020. El sector reclama ayudas para iniciar un proceso de reconversión

 

El grupo Les Mousquetaires, propietario de Intermarché, acaba de prohibir  los huevos de batería . Esto ha desatado una competición entre supermercados a ver quién “está más” por el bienestar de las gallinas.

 

Los huevos procedentes de gallinas alojadas en jaulas enriquecidas pueden llegar a desaparecer en Francia.

 

El grupo de supermercados Les Mousquetaires (Intermarché, Netto, etc.) se ha comprometido a dejar de vender  huevos de gallinas criadas en jaulas enriquecidas en el año 2020 bajo su propia marca y el año 2025 para todos los proveedores de sus enseñas.

logo-oeufs-made-in-cage[1]

Así, este movimiento sigue un movimiento sin precedentes que afecta a la totalidad de la industria de alimentos: en meses recientes, supermercados,  catering, hoteles e industria alimentaria están apostando por desterrar totalmente  e ir más allá de lo que marca la ley y dejar totalmente de proveerse de huevos de gallinas criadas en baterías, aunque sean las jaulas enriquecidas aprobadas en la UE.

 

Un importante detonante ha sido el video “Matines : dans l’enfer des cages”  de mayo de 2016 de la organización de protección animal L214 que provocó una ola de indignación. Filmado por una cámara oculta en el “Gaec du Perrat”, una explotación de 200.000 gallinas ponedoras de Ain, las imágenes mostraron gallinas en jaulas estrechas y rodeadas de gallinaza.    De tono  “gore” y sensacionalista el video se recreaba en filmar lo peor, mostrando gusanos, piojos y aves muertas entre gallinas vivas. Los ministros de agricultura y el medio ambiente a continuación anunciaron el cierre de la granja, a la que a su vez, la gran distribución, había dejado de comprar huevos. .

 

“Nuestro compromiso es dar respuesta a la creciente demanda de los clientes, cada vez más exigentes respecto las condiciones de cría y de bienestar de los animales”  , dice el comunicado del grupo . Esta estrategia se está implantando tras habernos reunidos con la industria avícola y creemos que de aquí al 2025 los avicultores tendrán tiempo de buscar alternativas a las jaulas enriquecidas”, ha explicado  el grupo Intermarché Mousquetaires  en su comunicado oficial : “Une transition progressive vers les méthodes d’élevage alternatives”.

 

 

video-l214

 

 

 

 

 

Distribuidores, restaurantes, hostelería

El anuncio es de peso, pues el grupo Les Mousquetaires, la tercera enseña de supermercados franceses, representan el 15% de cuota del mercado de los huevos con alrededor de 750 millones de unidades vendidas cada año.

20 de diciembre de, 2016, otro gigante, Carrefour, el distribuidor líder en el país, que distribuye mil millones de huevos por año, también se ha comprometido a desterrar los huevos “categoría 3” en el mismo periodo de tiempo. Estos compromisos siguen a los muy reciente, Lidl, Aldi, Norma y Super U (a su exclusiva marca). Monoprix, por su parte, ya ha realizado el cambio en la totalidad de sus huevos de corral desde abril de 2016, después de Atac y Colruyt ( su enseña para la gran dstribución en Bélgica).

En cuanto a la restauración colectiva, Sodexo, Elior y Compass, que representan un total de tres cuartas partes del mercado francés, quieren dejar de comprar huevos de gallinas alojadas en jaulas, a más tardar en 2025, y en todo el mundo .

Los hoteles no se quedan atrás. Mientras Marriott Internacional y los hoteles Hilton ya han superado el hito, la primera cadena hotelera en Francia, Accor (Sofitel, Novotel, Mercure, Ibis), y la cadena InterContinental Hotels Group recientemente se han comprometido a realizar el cambio en un respectivo período de tres y cinco años en Europa .

La industria alimentaria, que utiliza los huevos para hacer que su mayonesa, su pasta o sus pasteles, también ha optado por la erradicación de la jaula de cualquier tipo , como Lesieur, Amora, Lu, Barilla o Saint-Michel.

En el 2025, pues, se habrá producido el “sorpasso”

En el 2025, pues, se habrá producido el “sorpasso”  y la industria alimentaria francesa ya se abastecerá en su gran mayoría de huevos de gallinas no criadas en jaulas. Y este cambio no habrá venido por una exigencia legal sino por la presión social sobre el bienestar animal, y/o el uso cómo argumento de marketing y diferenciación que hacen las grandes superficies para ser mas papistas que el papa en la defensa de las “gallinas felices”.

Un cambio importante, porque Francia es el principal productor europeo de los huevos, con 14,7 millones de unidades en 2015, según datos del sector de las aves de corral . O sea el 68% de los 47 millones de gallinas ponedoras se aloja a inicios de 2016 en jaulas enriquecidas , frente a un 25% en el suelo o camperas con acceso al aire libre y un 7% en suelo o camperas pero sin salida a parques exteriores.

Con estas cifras Francia va por detrás de sus vecinos europeos del norte, que registraron una media del 56% de las jaulas en batería. En  Bélgica , la Holanda o Alemania , todos los supermercados ya han expulsado de sus estantes los huevos de jaulas enriquecidas.

 

“Estamos en una tendencia muy positiva y más novedades veremos este 2017”, ha declarado Johanne Mielcarek, responsable de la campaña de huevo L214, que ha colaborado con los minoristas. Esta es la primera vez que un cambio en las condiciones de bienestar de unos animales se realiza a través del mercado y no a la legislación. ”

 

La Directiva europea relativa a la protección de las gallinas ponedoras , fue aprobada en 1999 y entró en vigor en 2012, fortaleció oficialmente la normativa en vigor, y obligó a cambiar totalmente las jaulas tradicionales por jaulas enriquecidas, con mayor espoacio y teóricamente mayores medidas para asefirar el bienestar de las gallinas.

Pero estos cambios han sido insuficientes para la opinión pública. Para el consumidor occidental una jaula, sea la que sea,  es incompatible con las necesidades fisiológicas de las aves.   Para la población urbana del siglo XXI que una gallina tenga un espacio habitable de 750 cm 2 (apenas algo más que una hoja A4), junto con un nido, una percha y una lima para rascar, es insuficiente.  El consumidor sobre todo no entiende que las gallinas estén están enjauladas  durante sesenta y ocho semanas desde la edad de 18 semanas hasta el fin de su vida útil, ni que no vena la luz natural en todo el período.

 

El activismo de las asociaciones defensoras del bienestar animal y  unas agresivas campañas virales.

¿Cómo explicar este reciente rechazo por la industria de la alimentación, a un sistema que fue unánime durante décadas?  El sensacionalismo de los videos, su carácter casi “gore” y escabroso,  hay miles de granjas con jaulas enriquecidas con gallinas en perfecto estado sanitario que el intencionado video de L24 no muestra, han influido enormemente en la opinión pública y por ende en las grandes superficies.

A finales de 2014, los consumidores franceses  estaban en un 90% a favor de prohibir totalmente cualquier tipo de jaula, de acuerdo con una encuesta de Opinion Way pero los cambios prácticos todavía se vieron obstaculizados por las diferencias de precio y la ignorancia respecto el etiquetado, (si comienza con 0, que es  huevo ecológico,  con 1 huevo de gallinas criadas al aire libre, 2 en el suelo o campero y 3 en batería enriquecida).

 

¿Cuál ha sido el punto de inflexión?

Los activistas defensores del bienestar animal han logrado crear este punto de inflexión en la opinión pública francesa, y van por el resto del mundo,  uniendo recursos para crear impactantes y viralizables campañas contra las jaulas enriquecidas. ´

owa-logo_black[1]

En julio de 2016, creamos la coalición abierta OPEN WING ALLIANCE  , un grupo de organizaciones no gubernamentales internacionales con un único objetivo: erradicar la cría de gallinas en jaulas”,  dice Johanne Mielcarek. En los Estados Unidos, una de estas ONG, “The Humane League”, ha logrado convencer en 2016 a 80 de las 100 mayores industrias de los EEUU para eliminar la cría en jaulas.  “La industria alimentaria se ha dado cuenta de que era mejor negociar con nosotros que aparecer ante la opinión pública cómo contrarios al bienestar animal”

 

El efecto domino

Hay un efecto dominó en el mercado , confirma Amelie Legrand, responsable de los asuntos agroalimentarios de la ONG “Compassion in World Farming”, una de cuyas campañas llevaba el título “Una nueva era sin jaulas” . “La industria del huevo se ha visto obligada a incorporar el bienestar animal en sus estrategias, y las  gallinas alojadas en jaulas son ya el faro que no  pueden ignorar . ”

Sin embargo, este paso es insuficiente para las organizaciones “welfaristas”, pues , a su entender, los objetivos del sector avícola no se alinean todavía suficientemente con los de los defensores del bienestar animal.  Critican que los supermercados todavía vendan huevos de gallinas con densidades de 9 aves por m 2, criadas en el suelo sin salida a parques exteriores ni, según ellos, acceso a luz natural, y que la comercialización no sea exclusivamente de huevos ecológicos o de gallinas con salida al aire libre, pero son conscientes que no pueden pedirlo todo desde el primer día….

Estos logros están lejos de ser perfectos, ha declarado  Johanne Mielcarek, pero somos pragmáticos: Nuestro objetivo era eliminar el peor sistema de alojamiento de las gallinas, a escala muy grande, lo más rápidamente posible. “


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario