Comparte

La reciente crisis del huevo provocada desde Holanda ha despertado inquietud entre los consumidores, que optan cada vez más por las marcas que garantizan unos elevados estándares de calidad, que suponen una garantía, y que apuestan por la personalización.

En España existen múltiples marcas, a continuación describimos dos ejemplos de denominaciones de origen o “marcas”, en este caso ligadas al territorio.

El sector de productores avícolas vascos ha lanzado un mensaje de tranquilidad destacando los más altos patrones de calidad del Euskaber, la empresa, consolidada como referente de calidad, dedicada a la producción de huevos Eusko Label, procedentes de gallinas criadas en libertad, en condiciones de máximo bienestar, camperos y ecológicos, mediante un sistema de cría al aire libre. La empresa, que dispone de un moderno centro clasificador en Zaldibia, tiene como objetivo trabajar con huevos con certificados de calidad y origen con las mejores garantías sanitarias.

productores-vascos-de-huevos

Euskaber asegura que una buena alimentación garantiza un producto sano. Por ello, la dieta de sus gallinas ponedoras está basada en cereales con más de un 50% de maíz. A ello se añade el control de calidad, trazabilidad e inmediatez en la distribución, lo que da como resultado huevos de calidad, naturales y de un color intenso, “con un sabor y unas características superiores”. Según la empresa, no hay calidad sin un proceso de producción controlado de inicio a fin.

Por otra parte, hay que destacar el sector de la avicultura de puesta en Canarias, que goza de los más altos niveles de profesionalidad. Sin embargo, no se puede decir lo mismo en cuanto a su situación comercial. Las explotaciones ganaderas siguen las directrices profilácticas que establece la Dirección General de Ganadería, correspondiendo su aplicación a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS), que incluye el control por parte de los veterinarios del Análisis de los Puntos Críticos (APTC).

El año pasado, hubo 1,7 millones de gallinas de puesta en el Archipiélago, de las que más del 90% estaban en jaulas. No obstante, a partir de 2025 la oferta que van a situar en sus lineales procederá de la producción campera.

Todos los huevos producidos en España y en la UE disponen de una información detallada sobre su procedencia a través de un código impreso en la cáscara de cada unidad, como podemos ver en estos dos ejemplos de Eusko Label y los de producción canaria. Cada código muestra la trazabilidad y seguridad alimentaria en la producción. El primer dígito se refiere a la forma de cría de las gallinas. Los huevos cuyo primer dígito sea el 3 pertenecen a gallinas criadas en jaulas. El 2 señala los huevos de las gallinas de suelo que se mueven libremente por el gallinero. El 1 representa los huevos de gallinas camperas, que salen libres a picotear, y los marcados con el 0 proceden de granjas de gallinas ecológicas. Las dos letras siguientes hacen referencia al estado miembro de producción, los siguientes dígitos a la provincia y el resto a la granja.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario