Según un estudio de la Federación para los Alimentos y las Bebidas -FDF- de EEUU, 8 de cada 10 consumidores de pollo americanos limpian la carne de pollo innecesariamente antes de cocinarla, lo que supuestamente incrementa el riesgo sanitario al diseminar bacterias en las superficies de la cocina.

Limpiar la carne puede parecer una práctica saludable, pero a menudo está asociada a una contaminación considerable de las superficies de la cocina sobre las que se colocarán otros alimentos.

Los expertos en seguridad alimentaria opinan que limpiar la carne de pollo es innecesario, debido a que la cocción ulterior eliminará sin duda toda la posible flora patógena que pudiera albergar. Además, según Martin Paterson, Director General de la FDF, diseminar gérmenes cuando se está cocinando es fácil, pero también lo es su prevención.

Algunos consejos emitidos tras un estudio de la población americana por parte de la FDF fueron que deben limpiarse los cuchillos utilizados para trocear la carne de pollo antes de usarlos para otros fines. Asimismo, se proponía no guardar nunca el pollo en contacto con otros alimentos y almacenarlo en la parte más baja de la nevera para evitar que el goteo manchara el resto de comida guardada.

 

 

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario