Los conocimientos genéticos podrían ayudar a abordar Campylobacter

Según un estudio del Instituto Roslin, en colaboración con Aviagen, los científicos han identificado algunas regiones en la composición genética de las aves que están relacionados con la resistencia a Campylobacter, la principal causa bacteriana de la gastroenteritis transmitida por alimentos en todo el mundo.

El estudio investigó la composición genética de 3.000 pollos de engorde, para descubrir si partes de su código genético estaban asociadas con la resistencia a la colonización de Campylobacter.

Los datos obtenidos en el estudio informan que partes del código genético de las aves pueden estar vinculadas a la prevalencia de Campylobacter en su intestino. Esto se logró buscando las variaciones en posiciones específicas en el genoma de las aves y su asociación con el número de Campylobacter en el mismo.

Los científicos combinaron esto con análisis de la expresión de genes en pollos que eran resistentes o susceptibles a la colonización por las bacterias. Todos los pollos fueron expuestos de forma natural al Campylobacter presente en su entorno, tal como sucede en una granja comercial.

Las infecciones por Campylobacter son comunes en el ser humano, en personas que pueden desarrollar diarrea y complicaciones graves después de manipular o comer carne de pollo contaminada. En el Reino Unido cada año se estima que más de 500.000 personas resultan infectadas, lo que cuesta al país aproximadamente 50 millones de libras esterlinas.

«Aquí, buscamos regiones del genoma aviar que están relacionadas con la resistencia a la bacteria», dice el Prof. Mark Stevens, del Instituto Roslin, y añade “nuestros datos indican que hay una base genética baja para la resistencia a la colonización de Campylobacter, pero también muestran que los factores no genéticos juegan un papel más significativo en el transporte de éste en los pollos y que las regiones del genoma relacionadas con la resistencia a la colonización fueron muy frecuentes en la línea de estos estudiada.»

Finalmente, el Dr. Richard Bailey, de Aviagen, dice que estos resultados muestran que, si bien existen factores genéticos que influyen en la colonización de Campylobacter, estos desempeñan un papel menor, por lo que es crucial caracterizar y comprender el papel de los factores no genéticos y ambientales para reducir aún más los niveles de este organismo en las aves.

 

Para saber más:

-. SALUD AVIAR en Avicultura.Com

-. Campylobacter en Avicultura.Com

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

 

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario