Comparte

Los pollos más caros del mundo: el negocio de Argentina con Venezuela

Los intercambios comerciales de Argentina con Venezuela incluyeron operaciones de venta de pollo congelado por más de 400 millones de dólares, con precios hasta un 30 por ciento mayor de su valor regular entre 2008 y 2013. Entre los beneficiados del sobreprecio están empresarios cercanos a la entonces presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Hoy, la justicia argentina investiga el caso.

Por Adrián Pino y Rodolfo Rico (*)

Si se tratara de un programa oficial del Gobierno argentino que lideró la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), se hubiera llamado “Pollos para todos y todas”. Y si el nombre se lo hubiera puesto el expresidente de Venezuela, Hugo Chávez (1999-2013), hubiera sido conocido como “Misión Pollo para el Pueblo”.

Pero, más allá del nombre, lo importante es qué ocurrió: entre 2008 y 2013, una maniobra millonaria movilizó miles de toneladas de pollo producido en Argentina con destino a Venezuela a través de unas pocas empresas que hicieron grandes negocios en tiempos del kirchnerismo. La justicia argentina investiga el caso por la existencia de sobreprecios.

Un informe de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) de Argentina al que tuvo acceso esta investigación confirma la existencia de sobreprecios en la venta. Las irregularidades incluyen precios “inflados”, facturas apócrifas, comprobantes de exportación que no figuran en los registros oficiales, pagos duplicados de servicios de flete y transporte, o triangulaciones con China que no figuran en los términos de los acuerdos originales entre ambos países. De acuerdo al informe de los auditores, Venezuela pagó el pollo más caro del mundo con valores de entre un 15 a un 30% por encima del precio internacional de este alimento.

El final del camino muestra un negocio millonario para las empresas avícolas argentinas que creció de forma exponencial en los años de alianza entre el kirchnerismo y el gobierno de Hugo Chávez. Y así como creció, se desplomó al finalizar el mandato de la expresidenta Cristina Fernández (2015).

 

«Si se tratara de un programa oficial del Gobierno argentino de Kirchner

se hubiera llamado “Pollos para todos y todas”.

Y si el nombre se lo hubiera puesto el expresidente de Venezuela,

Hugo Chávez hubiera sido conocido como “Misión Pollo para el Pueblo”.

La maniobra permitió generar un mercado casi exclusivo para la producción avícola argentina, que entre 2008 y 2014 pasó de la inexistencia absoluta de operaciones comerciales con Venezuela a exportar miles de toneladas de pollo congelado por año.

La auditoría de la SIGEN da cuenta que la tonelada de pollo que exportaba Argentina con destino a Venezuela se vendió entre 25 y hasta 35 por ciento por encima del precio internacional. El reporte de la Auditoría documenta que mientras el precio internacional debió haber sido de 400 millones de dólares, Venezuela pagó por los pollos nada menos que 445 millones de dólares. La firma argentina Granja Tres Arroyos S.A. fue la principal beneficiaria de la operatoria comercial con Venezuela.

 

Pero estas operaciones irregulares no sólo beneficiaron a Granja Tres Arroyos, que obtuvo 1.401 millones de dólares de las exportaciones a Venezuela. Otras tres empresas avícolas formaron parte del festival de compra de pollos: la empresa entrerriana Soychú tuvo 1.073 millones de dólares; el frigorífico Las Camelias acumuló ingresos por 474 millones de dólares; y la firma Rasic Hnos, que administraba la marca “Cresta Roja”, ganó otros 338 millones de dólares de los negocios con Venezuela.

La operatoria de estas empresas que inundaron con pollo argentino el mercado venezolano se llevó adelante desde 2008. En el año 2012 y con negocios mutuos florecientes, los gobiernos de Argentina y Venezuela firmaron la constitución del Fideicomiso Financiero PDVSA que funcionó como el paraguas para realizar buena parte de estas maniobras.

En el total de operaciones comerciales con las empresas argentinas, los fondos pagados a través de este Fideicomiso representaron sobreprecios totales de 140 millones de pesos. Así consta en el informe de Auditoría que la Sindicatura General de la Nación de Argentina remitió a la justicia, en la que involucra a las 15 empresas argentinas auditadas que participaron de los intercambios comerciales.

Pero estas cifras sólo corresponden a los años de la operatoria del Fideicomiso Financiero PDVSA que estuvo activo entre 2012 y 2016. Es decir, a los 140 millones de dólares de sobreprecios habrá que agregar los millones de dólares de las operaciones entre 2009 y 2011 que no están contempladas en el monitoreo revisado por la justicia argentina por el momento. Por lo que el sobreprecio pagado debe ser aún mucho mayor.

 

Socios de aventuras

La primera gran misión comercial con Venezuela fue liderada por la propia Presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) y actual precandidata a Vicepresidenta de la Nación. En su visita al entonces mandatario venezolano Hugo Chávez, la magistrada argentina llegó acompañada de representantes de las empresas avícolas, encabezadas por la firma Granja Tres Arroyos que lidera el empresario Joaquín De Grazia.

En esa misión oficial del año 2009, las partes sellaron un primer acuerdo marco que incluía rubros diversos: el sector avícola selló su primer gran pacto con acuerdos comerciales por más de 65 millones de dólares, de acuerdo a lo que revela una reciente investigación de Armando.Info. Ese mismo día se firmó una Carta de Intención que marcó el inicio de las relaciones carnales entre el sector avícola argentino y los millonarios contratos con Venezuela, con la rúbrica de Carlos Mario Piano por Granja Tres Arroyos y Egly Antonio Ramírez Coronado como Presidente de la poderosa petrolera PDVSA en su área Agrícola.

Desde entonces, los pollos comenzaron a fluir sin parar desde Argentina a Venezuela. El sector avícola argentino incrementó su producción de manera sostenida año a año, pasando de 180.000 toneladas exportadas en 2007 a 366.000 toneladas en 2013.

Visualizaciones crecimiento exportaciones de pollo totales de Argentina desde la incorporación de Venezuela como nuevo mercado.

Exportaciones de pollo Argentina 2007-2013
Infogram

De este modo, la producción avícola argentina prácticamente duplicó su producción exportable. Y todo ese aumento tuvo como mercado casi exclusivo a Venezuela, que llegó a quedarse con más del 40% de la producción total de pollos para la exportación en 2013. Un crecimiento exponencial para un mercado que no existía en el inicio del Gobierno de Cristina Fernández, que en más de una ocasión exhibió en Cadena Nacional los logros y el crecimiento de Granja Tres Arroyos, la firma de los hermanos De Grazia.

Pollo para todo el mundo parece haber sido la consigna que convirtió a Venezuela en un gran consumidor de la carne aviar argentina. Los venezolanos pasaron de consumir un promedio de 30 kilogramos de pollo per cápita entre 2002 y 2007 a un salto que superó los 37 kg. en 2008 y que alcanzó el cénit de los 45,6 kg de consumo por persona en 2013 según datos de la Asociación Latinoamericana de Avicultura . Después de eso el consumo vendría cuesta abajo hasta llegar a los 11,2 kg en 2019, en el marco de la Emergencia Humanitaria compleja que vive Venezuela.

Este crecimiento de más de 180.000 toneladas de pollo entre 2008 y 2013 fue a parar a unas pocas empresas que exportaban todo el nuevo volumen producido a Venezuela. En menos de 6 años, los pollos argentinos habían inundado el mercado venezolano con más de 150.000 toneladas al año como se registró en el año 2013.

Gráfico de curvas de crecimiento mercado Venezolano

Pero estas operaciones irregulares no sólo beneficiaron a Granja Tres Arroyos, que se llevó 1.401 millones de dólares de las exportaciones a Venezuela. También otras tres empresas avícolas formaron parte del festival de compra de pollos: la empresa entrerriana Soychú se alzó con 1.073 millones de dólares; el frigorífico Las Camelias acumuló ingresos por 474 millones de dólares; y la firma Rasic Hnos que administraba “Cresta Roja” se llevó otros 338 millones de dólares de los negocios con Venezuela.

 

La operatoria de estas empresas que inundaron con pollo argentino el mercado venezolano se llevó adelante desde 2008. Años más tarde y con negocios mutuos florecientes, ambos gobiernos firmaron la constitución del Fideicomiso Financiero PDVSA que funcionó como el paraguas para enmascarar buena parte de estas maniobras.

En el total de operaciones comerciales con las empresas argentinas, los fondos pagados a través de este Fideicomiso representaron nada menos que sobreprecios totales de 140 millones de pesos. Así consta en el informe de Auditoría que la Sindicatura General de la Nación de Argentina remitió a la justicia, en la que involucra a las 15 empresas argentinas auditadas que participaron de los intercambios comerciales (Otras 6 empresas venían siendo investigadas por las mismas maniobras como parte de este mismo fideicomiso).

Pero estas cifras sólo corresponden a los años de la operatoria del Fideicomiso Financiero PDVSA (series I y II) que estuvo activo entre 2012 y 2016. Es decir, a estos 140 millones de dólares de sobreprecios hay que agregar otros varios millones de dólares de las operaciones entre 2009 y 2011 que no están contempladas en el monitoreo revisado por la justicia argentina por el momento.

El mercado venezolano representó ganancias extraordinarias para el sector avícola argentino. Ese único mercado creció de forma sostenida de 11.000 toneladas de pollo que se exportaron en 2009 a un pico de 151.000 toneladas exportadas en 2013.

 

Un mercado ficticio

Luego de una merma parcial en 2014 que mostró una caída de 50.000 toneladas en la exportación de pollo argentino a Venezuela, el final del gobierno de Cristina Fernández volvió las cosas a su lugar: las exportaciones se desplomaron drásticamente en 2015 y cayeron de 95.000 a 6.000 toneladas para desaparecer por completo en 2016 cuando ya gobernaba el actual Presidente Mauricio Macri en Argentina.

Desde la Secretaría de Agroindustria de Argentina señalaron a este equipo que “a partir de las consultas de esta investigación nos vamos a poner a revisar la evolución de las exportaciones de pollo a Venezuela. Pero está claro que hoy Venezuela no representa un mercado importante para la Argentina”.

 

Las millonarias cifras que representó para Granja Tres Arroyos la operatoria comercial con Venezuela desnudan la existencia de un mercado temporal, ficticio, que no pudo sostenerse en el tiempo. Además de la abrupta caída de la exportación de pollo argentino a Venezuela en el fin del mandato de Cristina Fernández de Kirchner, también se evidencia estos negocios “inflados” cuando se compara el promedio de exportaciones totales de Argentina por país frente a Venezuela.

Promedio de exportaciones a otros paises vs Exportaciones a Venezuela (2008-2017)

Mientras el promedio de exportación de pollos ronda entre las 20.000 y 35.000 toneladas por año por país, Venezuela tuvo exportaciones superiores a las 60.000 toneladas por año, con picos que alcanzaron las 150.000 toneladas. Así lo muestra este gráfico en el que puede verse la disparidad entre el promedio de exportaciones de pollo a otros países (curva en rojo) y el total de exportaciones a Venezuela (azul) que estuvieron muy por encima del promedio.

Esta diferencia favoreció especialmente a un socio estratégico del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner: Granja Tres Arroyos. La firma argentina fundada por los hermanos De Grazia a mediados de la década de 1960 creció a mayor velocidad a partir de los negocios con Venezuela.

Desde 2008 en adelante, la empresa Granja Tres Arroyos consolidó su posición como la más importante del sector avícola argentino. Montó operaciones en la República Oriental del Uruguay, absorbió empresas de la competencia, se quedó con las plantas de muchos de sus proveedores y desarrolló nuevos negocios asociados al sector.

En esta triangulación entre los gobiernos de Argentina y Venezuela y la empresa avícola Granja Tres Arroyos, en poco más de 5 años se realizaron operaciones estimadas por más de 3000 millones de dólares con el sector avícola, del que la firma argentina fue el principal beneficiario.

La empresa se convirtió en un gigante que acumuló un sinnúmero de sociedades que fue adquiriendo de manera progresiva y que se aceleró a partir de los negocios con Venezuela. El holding de los hermanos De Grazia, Granja Tres Arroyos, sumó:

– La compra de la poderosa “San Sebastián S.A” luego de la quiebra de esa firma (2008). – La compra de PIER (2009) en Gualeguaychú y del frigorífico SUPER S.A.en Concepción del Uruguay (2014). – La compra definitiva de Cresta Roja (2018), una empresa avícola con serios problemas financieros y muy ligada al Gobierno de Cristina Fernández que los hermanos De Grazia ayudaron a sostener en pie durante el kirchnerismo. – El año pasado también adquirieron Ovoprot International–Tanacorsa y La Suerte Agro. – Y finalmente la compra de la poderosa firma brasileña AVEX.S.A en otra operación millonaria.

 

Los datos que hoy investiga la justicia argentina apuntan a diversas irregularidades en la documentación que sustenta las operaciones comerciales de Tres Arroyos con el gobierno de Venezuela. En la lista de facturas y comprobantes que constan en el informe de Auditoría de SIGEN, se detalla una larga lista de irregularidades, entre las que están:

Sobreprecios que se detectaron al comparar los valores de factura de los bienes exportados respecto a los precios internacionales de mercado para esos mismos bienes.

Existen bienes exportados a Venezuela, facturados por exportadores argentinos, que no figuran en los registros oficiales del INDEC como “salidos del país”.

Los Comprobantes conocidos como CAE (Cödigo de Autorización Electrónico) que garantiza la vigencia de las facturas de las empresas son “ilegibles” o están “vencidos” en muchos casos, lo que invalida los comprobantes otorgados. Por eso en la causa judicial no descartan investigar el caso como parte de una maniobra de “defraudación al fisco”.

 

En la lupa de la justicia

Hoy, estos datos sobre las irregularidades detectadas forman parte de una causa judicial que tramita en el Juzgado Nº 6 en lo Penal Económico, que investiga buena parte de los contratos y las operaciones comerciales de exportación argentina a Venezuela durante los años del kirchnerismo y el Gobierno venezolano de Hugo Chávez.

Allí están documentadas cada una de las operaciones comerciales que formaron parte del Fideicomiso Financiero PDVSA, coordinado por la poderosa petrolera venezolana en acuerdo con el Gobierno argentino y un puñado de empresas ampliamente favorecidas por la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Este equipo periodístico se comunicó en reiteradas ocasiones con la firma Granja Tres Arroyos para consultar a su titular, Joaquín De Grazia, pero en todas las ocasiones decidió no responder a los llamados. Incluso se entregó una carta en las oficinas de la empresa el pasado mes de julio, pero tampoco hubo respuesta a la solicitud de entrevista.

De acuerdo a la investigación judicial, también están bajo la lupa los funcionarios argentinos de aquellos años: Julio De Vido y el operador de los acuerdos con Venezuela, José María Olazagasti, como partícipes necesarios de estas operatorias que permitieron negocios millonarios a las empresas investigadas.

Hace pocas semanas, el juez Marcelo Aguinsky decidió abrir una investigación específica por cada una de las empresas involucradas del Fideicomiso PDVSA. Cada una de las causas fue sorteada en diferentes juzgados para que comienzan a investigar las irregularidades detectadas con la mira puesta en cada una de las empresas auditadas.

La hipótesis de la justicia argentina en relación a los sobreprecios está centrada en los informes de Auditoría de la SIGEN y no descartan que se trate de un posible “soborno transnacional” en el que empresas argentinas participaron de maniobras de defraudación a Venezuela con la complicidad de los funcionarios de Argentina.

(*) Este reportaje fue realizado por Adrián Pino y Rodolfo Rico para El Entre Ríos en alianza con CONNECTAS.

Visualizaciones: Datos Concepción

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario