Comparte

“Nuestro producto no es el huevo en sí, es el concepto”
“Nuestro producto no es el huevo en sí, es el concepto”

Una estrategia de marketing clásica es conseguir más demanda que oferta, con lo que se consigue que el consumidor esté dispuesto a pagar un sobreprecio por esta “exclusividad”. Esto junto a un modelo de producción totalmente disruptivo es lo que ha conseguido esta granja .

 

La autodenominada granja de puesta más sostenible del mundo, agota sus existencias de huevo en el supermercado cada tarde.

El concepto de alojamiento de aves en combinación con el concepto de «comida para pienso» de Nijsen-Granico diseñado por Ruud Zanders y sus socios se describe ahora como «la mejor nave para gallinas ponedoras, para la protección del medio ambiente y para el bienestar de las aves»: un gran avance recompensado con el contrato de suministro de huevos para uno de los mayores retailers de Europa.

La producción y venta de huevos en este aviario revolucionario, Kipster, comenzó en otoño 2017, con 24.000 gallinas ponedoras alojadas en un sistema propio de salida a parque interior con cobertizo. Con este sistema, el espacio de alojamiento interior por ponedora es de 6,7 aves/m2, al que habría que sumar 2.160 m2 en el exterior los días que por climatología se les permite salir.

 

“Un aspecto crucial y único de la idea de Kipster es que “la compañía definió primero cual iba a ser su modelo de producción (baja o nula huella de carbono y máximo bienestar de las aves cómo elementos clave) y en segundo lugar su modelo de ventas, antes de que se realizara cualquier otra cosa», explica Karel van der Velden, gerente de desarrollo de negocio con el proveedor de piensos Nijsen-Granico.

27_Kipster_layer_barn_2.png

Iluminación natural y máxima libertad para 24,000 ponedoras que producen
huevos de alto bienestar para una importante cadena de supermercados.
El minorista afirma que el suministro diario se agota mucho antes de que
cierren las tiendas. Foto: Norman Dunn •

 

Con este modelo de negocio fueron a diferentes retailers y les explicaron el proyecto, no empezando la construcción física del gallinero y sus parques hasta que tuvieron el contrato de suministro firmado finalmente con LIDL y con un compromiso de compra de los huevos que iban a producir de cinco años.

La planificación llegó hasta el envasado: en cajas de almidón completamente degradables para cinco huevos. El precio del huevo de Kipster actualmente (enero de 2019) en el Lidl es de 23,8 centavos. «Este precio está en algún lugar entre el costo de consumo de los huevos ecológicos y los “free-range”.

Para Van der Velden: “ciertamente no es un producto barato para el consumidor holandés, pero Lidl y Kipster acordamos desde el principio que lo que queríamos comercializar es el concepto general de alimentación, cría y alojamiento con un alto bienestar animal y una baja huella de carbono.”

SA201904_marketing.png

El gallinero de ponedoras con alto bienestar de Kipster se alimenta
energéticamente de más de 1000 paneles solares ubicados en la
cubierta. Foto: Norman Dunn •

 

Destacamos a continuación las 6 características más relevantes y disruptivas del modelo de la Granja de puesta Kipster’s de Holanda al año y medio de su puesta en marcha en otoño 2017.

 

1. TRATAMIENTO ÉTICO PARA
LOS POLLUELOS MACHO

Los hermanos de las ponedoras, indultados y para hamburguesas. Esta granja de puesta es una de las primeras del mundo en rechazar el sacrificio inmediato y sistemático de polluelos machos. De esta manera, la compañía ofrece una solución públicamente aceptable a lo que los grupos de bienestar social consideran uno de los mayores problemas en la producción de huevos en la actualidad. Kipster no eutanasia a los hermanos de las ponedoras, sino que estos machos los mantiene y engorda hasta los 2 kg de peso vivo en una granja cercana, suministrando su carne para las llamadas «Hamburguesas de Gallo de Kipster” a LIDL, que, marketinizando la política adoptada, además de tener presencia en toda la UE, cuenta con un 20% del mercado minorista de alimentos en los Países Bajos

 

2. HAMBURGUESAS DE GALLO
ÉXITO DE VENTAS

Uno de los puntos más arriesgados, por falta de precedentes, del proyecto inicial era colocar la carne de los pollitos macho “salvados” de la eutanasia habitual, pues bien, el feedback de su retailer Lidl es que el consumidor ha entendido el concepto y están teniendo gran aceptación estas hamburguesas de
los “hermanos” de las ponedoras.
Estos pollitos macho “indultados” son alimentados hasta las 17 semanas y alojados en otra granja. Debido a que provienen de genética optimizada para puesta y no para carne, se tarda mucho más en alcanzar el peso de sacrificio que las siete a nueve semanas requeridas para el pollo broiler industrial.
«Aparte del aspecto de bienestar de los pollos machos que no se matan de inmediato, este concepto reduce una vez más el potencial de desperdicio en la producción de alimentos para humanos», señalan los fundadores.

 

3. PARQUE FOTOGÉNICO Y
POTENCIADOR DEL
COMPORTAMIENTO NATURAL

Dentro del parque interior, el objetivo es replicar el entorno natural de las gallinas con árboles vivos que crecen y estructuras arbóreas artificiales, y que las aves estén activas en el exterior manifestando su comportamiento natural para aselarse y trepar.
Otros factor de atracción al exterior es el techo transparente que permite tanta luz natural como sea posible. Igualmente disponen de un área que se oscurece para garantizar un ambiente natural de descanso y puesta de huevos.

 

4. SOSTENIBILIDAD

El aire viciado se filtra y limpia de partículas antes de salir al exterior consiguiendo reducir las emisiones de amoniaco a 0,025 kg por gallina. La emisión de partículas finas se reduce en un 95%, dice la compañía. La granja cuenta con 1,078 paneles solares en parte del techo que proporcionan
el 60% de la energía requerida para el funcionamiento de toda la granja.

 

5. HUEVOS BLANCOS,
CONTRACORRIENTE

“Las estirpes de ponedoras elegidas empleadas son de huevo blanco, las Dekalb White, ya que las ponedoras de huevo blanco son más livianas que las gallinas de puesta de huevo marrón y dan una mejor conversión alimenticia”,
afirma van der Velden. El ciclo de puesta previsto es de 85 a 90 semanas.

 

6. LAS ORGANIZACIONES DE
BIENESTAR ANIMAL, ALIADOS
DESDE EL PRIMER BORRADOR DE PROYECTO

Otra innovación: las organizaciones de bienestar animal fueron consultadas e involucradas en el concepto Kipster desde el principio. El «Eurogrupo para los Animales», la principal sociedad europea de bienestar animal, que representa a 54 organizaciones individuales en todo el continente, ha otorgado a Kipster el único galardón de bienestar de tres estrellas que ha otorgado a una unidad de producción de huevos. Karel van der Velden concluye que este concepto de alto nivel de bienestar y sin emisiones de carbono está resultando atractivo para los consumidores holandeses. “Una señal segura de que lo tenemos todo bien es que otras organizaciones minoristas líderes ahora están planificando proyectos de producción de huevos neutros en carbono.”

 

En cuanto al comprador de los huevos, Lidl, “este minorista dice que podría vender muchos más productos Kipster , por lo que ya se está planificando otra unidad de producción de huevos, y hamburguesas, Kipster, esta vez en los alrededores de Amsterdam».

Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº724, sección de
Marketing Avícola

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario