Comparte

Según la ONG Oxfam en Estados Unidos, los operarios de las principales cadenas de procesado de pollo son víctimas de continuos abusos por parte de sus supervisores, quienes les niegan incluso los derechos más básicos, como ir al baño o disponer de descansos laborales adecuados. Así se ha publicado en un informe de Oxfam que denuncia las condiciones laborales en las plantas de procesamiento de pollo en los Estados Unidos.

POULTRY_197

La institución ha lanzado además una página web, Vidas en la línea, en la que denuncia malos tratos hacia los trabajadores del procesado del pollo, donde se invita al visitante a tomar consciencia de la situación y propone diferentes recomendaciones para mejorar el bienestar y la salud en el trabajo de estos operarios. Y es que según afirma Oxfam, en este empleo la posibilidad de sufrir un accidente es hasta cinco veces superior a la media norteamericana, a lo que hay que añadirle una baja remuneración económica. Otro aspecto que destaca el informe es el clima de miedo en el que viven los trabajadores en estas plantas norteamericanas, que son despedidos en caso de lesión para ser sustituidos por nuevas contrataciones. Esto genera un clima de tensión aun mayor y no despierta seguridad ni confianza entre los trabajadores.

POULTRY_179

Es por eso que Oxfam pide a las cuatro principales empresas de procesado de carne de pollo, que controlan cerca del 60% del mercado americano y dan empleo a cerca de 100.000 personas, que den ejemplo y proporcionen un sueldo digno a sus trabajadores y cobertura médica para ellos y sus familias, así como bajas remuneradas en caso de enfermedad o necesidad.

El organismo solicita también una mejora en las condiciones laborales, reduciendo el registro de accidentes y creando un entorno saludable y seguro en las plantas, con un ambiente tolerante y de respeto.  Además, destaca la necesidad de regular la regularidad de trabajo, ya que los operarios deben poder hacerlo a un ritmo que suponga el mínimo riesgo posible y pudiendo parar en cualquier momento para poder descansar o ir al baño.

Oxfam reclama en su informe una mayor implicación del Gobierno federal, a quien recrimina que debe hacer más para velar para proteger la salud y bienestar de los trabajadores de las plantas procesadores de carne de ave.


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario