Comparte

Problemas de ventilación y calefacción en época fría
Problemas de ventilación y calefacción en época fría

La eliminación de la humedad es uno de los factores clave para la ventilación en épocas frías. El nivel de ventilación mínimo es la cantidad de aire exterior fresco que se moverá en la nave para retirar la humedad interior.

Muchos problemas durante las épocas frescas y frías se pueden relacionar con unos niveles de ventilación inadecuados. La mala salud de los broilers, los problemas respiratorios y las vesículas pectorales son habituales en las naves con una ventilación o una calefacción insuficientes.

Ventilación y humedad

La eliminación de la humedad es uno de los factores clave para la ventilación en épocas frías. El nivel de ventilación mínimo es la cantidad de aire exterior fresco que se moverá en la nave para retirar la humedad interior. Unos niveles de ventilación adicionales proporcionarán un ambiente más fresco y aumentarán los costes de calefacción. Una humedad relativa de 50-70% evita un ambiente excesivamente polvoriento y hace que los organismos patógenos se hallen en condiciones menos viables.

 

Una ventilación excesiva origina:

  • Un consumo excesivo de combustible.
  • Una temperatura ambiente demasiado fría, incapaz para mantener la temperatura corporal..
  • Una elevada concentración de polvo.
  • Una ventilación insuficiente causa:
  • Una alta concentración de amoníaco y otros contaminantes del aire..
  • Unas zonas de humedad excesiva.
  • Condensaciones en las superficies interiores.
  • Una mala distribución del aire – por funcionamiento incorrecto de las trampillas de entrada – origina:
  • Corrientes de aire.
  • Temperaturas desiguales, con puntos fríos y/o calientes.
  • Zonas de humedad excesiva.

ventilacion_en_avicultura_epoca_fria_2.jpg

La calefacción

Los requisitos de calefacción varían con el tipo de pollo, su edad, la densidad de población, las condiciones atmosféricas exteriores, los niveles de ventilación, y la temperatura interior deseada. El método preferido de calefacción dependerá del espacio ocupado por los pollos, los costes de energía y la etapa del crecimiento. A veces se utiliza más de un sistema de calefacción para proporcionar económicamente el calor suplementario necesario durante el crecimiento.

Para determinar las necesidades de calefacción, hay que tener en cuenta la pérdida de calor a través de la ventilación y superficies de la nave en relación con el calor generado por las aves. Como la pérdida de calor es mayor que esto último, se necesita una fuente de calor suplementaria para mantener las temperaturas en la zona de confort térmico de los pollos.

La pérdida de calor de la nave es la suma de las pérdidas hacia el exterior por conducción, convección y radiación. La pérdida de calor a través de la ventilación representa la mayor proporción de gasto en climas fríos, más de 50 %. Por cada metro cúbico de aire caliente y húmedo que hay que retirar de una nave se ha de ingresar la misma cantidad de aire frío exterior, que deberá calentarse para mantener la temperatura deseada.

Los niveles típicos de pérdida de calor para las aves de corral varían de 0 a 9,4 kcal por hora por kilo de peso vivo, con los valores más bajos para mantener la temperaturas del aire. Las pérdida de calor de los pollos también resultan afectadas por la iluminación, siendo mayores cuando las luces están encendidas que cuando están apagadas.

Seguir leyendo en:  Artículo publicado en SELECCIONES AVICOLAS Nº717, sección de Instalaciones


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario