Comparte

La justicia europea da la razón a una organización animalista y dictamina que no se puede usar el certificado ecológico en el sacrificio ritual al no minimizar el sufrimiento

El Tribunal de Justicia de la UE ha determinado este martes 26 de febrero que la carne halal no puede llevar, en ningún caso, la etiqueta que la acredita como procedente de la agricultura ecológica.

Según la normativa de la UE, estos productos deben

  • cumplir unos estrictos requisitos de cría animal,
  • no dañar la biodiversidad,
  • usar la energía y los recursos naturales de forma responsable, y
  • garantizar el bienestar del ganado.

La Corte de Luxemburgo estima que rituales de sacrificio sin aturdimiento como el musulmán, contradicen esas normas, por lo que ha prohibido el uso de la certificación AB en su publicidad y envases. “El logotipo de producción ecológica de la Unión Europea no se puede utilizar para la carne procedente de animales que hayan sido objeto de un sacrificio ritual sin aturdimiento previo”, ha sentenciado.

Según informa el diario El Pais el caso se remonta a 2012, cuando la organización francesa OABA, contraria a este método de sacrificio, pidió al Ministerio de Agricultura francés que impidiera a los productores de carne halal emplear el logo de agricultura ecológica en los envases de hamburguesas de carne vacuno halal. El organismo público responsable de otorgar la etiqueta rechazó la solicitud, y la asociación elevó entonces el asunto a los jueces. Ante la duda sobre cómo proceder, un juzgado de Versalles remitió al Tribunal de Justicia de la UE una pregunta al respecto. Y este martes ha respondido que estos sacrificios no respetan las normas sobre bienestar animal, con lo que no están autorizadas a emplear el distintivo ecológico.

Los magistrados comunitarios interpretan que el reglamento de la UE para entregar la etiqueta recoge una voluntad expresa de garantizar el bienestar animal en todas las etapas de la producción, incluida la del sacrificio. Y ha recordado que hay estudios científicos que demuestran que el aturdimiento —realizado habitualmente con una pistola aturdidora, una descarga eléctrica o gas para hacer perder la consciencia al animal— es la técnica más respetuosa. La justicia europea destaca que la práctica del sacrificio ritual solo está permitida de forma excepcional en nombre de la libertad religiosa, pero resalta que “no es tan eficaz para reducir el dolor, la angustia o el sufrimiento animal como el sacrificio precedido de aturdimiento”.

Los jueces admiten que el ritual tiene cierta voluntad de evitar el sufrimiento, al degollar al animal con un cuchillo afilado para reducir en la medida de lo posible su dolor, pero desconfía del resultado final, y no ve demostrado que permita reducir al mínimo sus padecimientos.

Los jueces no ven demostrado que el sacrificio halal permita reducir al mínimo sus padecimientos.

La sentencia, aunque promovida por una entidad contraria al etiquetado ecológico de la carne halal, también puede afectar a la carne kosher judía.

En la tradición musulmana, el matarife da un corte seco al cuello mirando hacia La Meca mientras se invoca a Alá, mientras que la matanza ritual judía implica un corte profundo y uniforme en la garganta con un cuchillo afilado.

Para el tribunal, el etiquetado ha de tener como objetivo “mantener y justificar la confianza del consumidor en los productos etiquetados como ecológicos”, con lo que se ha de proporcionar a los clientes la seguridad de que lo que compran cumple con la exigente normativa europea.

El dictamen -algo inusual- lleva la contraria al abogado general, Nils Wahl, que el pasado septiembre recomendó a la justicia europea que autorizara la etiqueta ecológica a los productos procedentes de animales sacrificados ritualmente sin aturdimiento para no impedir a sus consumidores el acceso a las garantías que ofrece en términos de calidad y seguridad alimentaria. Los jueces discrepan, y creen que para seguir manteniendo esas garantías, se han de utilizar sistemas de sacrificio más indoloros.

La decisión llega en medio de una intensa polémica sobre los sacrificios religiosos en Europa.

Las organizaciones animalistas de todo el continente reclaman el fin de la excepción religiosa en los mataderos. Y Bélgica prohibió a comienzos de año el sacrificio de animales sin aturdimiento previo.

Para saber más:  The Anatomy of Halal Slaughtering: Issues and Challenges

 


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario