Cibercriminales obligan a cerrar 9 plantas al mayor productor de carne de ave del mundo

  • El mayor productor de carne de ave del mundo obligado a cerrar 9 plantas en EEUU por un ciberataque
  • La multinacional JBS, la mayor productora de carne de ave del mundo, ha tenido que cerrar nueve plantas de procesamiento de carne en los EEUU por el ataque de ciberdelincuentes desde Rusia.

Este parón en la producción afecta a un 20% de su producción total de carne en los EEUU.  Tras el ataque hay una voluntad criminal de delincuentes que ya han indicado que buscan únicamente beneficio económico, con actos cada vez más sofisticados y atacando infraestructuras clave en los EEUU y otros países.

Hace pocas semanas ciberdelincuentes cerraron con éxito el principal oleoducto de los EEUU, con los consiguientes problemas logísticos que la falta de gasolina comportó.  El oleoducto solo quedo abierto de nuevo tras el pago de una extorsión de 5 millones de dólares en criptodivisas.

 

Los piratas informáticos, que actúan desde Rusia, saben muy bien cómo golpear la moral de los estadounidenses, atacando con pocas semanas dos industrias vitales en los EEUU: el combustible y la carne; y más ahora en pleno arranque de la temporada de barbacoas.

 

JBS ha reconocido el ataque e informado a las autoridades, han informado igualmente que sus sistemas de copias de seguridad no estaban afectados por lo que estan podiendo restablecer parcialmente sus sistemas on line.

“No ahorraremos recursos en la lucha contra esta amenaza”, señaló en un comunicado Andre Nogueira, jefe ejecutivo de JBS en Estados Unidos. A pesar de esa vuelta a la operatividad en la ­mayoría de las plantas, los expertos subrayaron que cada día de trastorno en el servicio representa un incremento del precio en la tienda.

La compañía, cuyos negocios en otros países también se han visto afectados, comunicó el pasado domingo 30 de mayo a la Administración Biden la situación de secuestro de datos en la que se encontraba. JBS informó al Gobierno que los autores de este chantaje eran un grupo criminal con base en Rusia, según explicó la portavoz de la Casa Blanca, Karine Jean Pierre.

 

«La Casa Blanca ha ofrecido asistencia a JBS, y nuestro equipo y el Departamento de Agricultura han hablado con sus dirigentes varias veces en el último día», dijo el martes Karine Jean-Pierre, la principal subsecretaria de prensa de la Casa Blanca.

«La Casa Blanca se está comprometiendo directamente con el gobierno ruso en este asunto y transmitiendo el mensaje de que los estados responsables no albergan a los criminales de ransomware. El FBI está investigando el incidente, y el CISA está coordinando con el FBI para ofrecer apoyo técnico a la empresa en la recuperación del ataque de ransomware», dijo Jean-Pierre.

El USDA se ha puesto en contacto con varios de los principales procesadores de carne de Estados Unidos para asegurarse de que conocen la situación. «Estamos evaluando cualquier impacto en el suministro, y el Presidente ha ordenado a la administración que determine qué podemos hacer para mitigar cualquier impacto a medida que sea necesario», añadió Jean-Pierre.

«Quiero agradecer personalmente a la Casa Blanca, a la Oficina Federal de Investigación de EE.UU., al Departamento de Agricultura de EE.UU. y a los gobiernos de Australia y Canadá su ayuda durante los dos últimos días», dijo Nogueira.

JBS USA dijo que no tiene constancia de que los datos de clientes, proveedores o empleados se hayan visto comprometidos.

 

Tras cuatro años en los que Donald Trump se postró sumiso ante Vladímir Putin, el pirateo de ­sectores económicos clave en ­Estados Unidos, cuando menos bajo la aparente condescendencia rusa, será otro asunto que calentará la reunión prevista para el próximo 16 de junio en Ginebra entre los presidentes Joe Biden y Vladímir Putin.

El FBI ha abierto una investigación por el sabotaje cárnico y el Gobierno de Washington ha ofrecido  asistencia a JBS. El Departamento de Agricultura esta trabajando con otros productores para minimizar el impacto. Este pirateo solo es el último conocido de un creciente número de situaciones similares al que se enfrentan cualquier tipo de negocio o institución, desde los suministros de combustible y alimentos hasta el servicio del agua.

El secuestro digital y los robos de datos se han convertido en otra pandemia global, aseguran los analistas de seguridad. Es una industria con mucho beneficio, ya que los afectados acostumbran a aceptar el pago del botín para evitar el inconveniente de perder su información y tener que empezar de cero. El pago con bitcoins hace muy difícil seguir la pista de los hackers.

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario