Comparte

Un trabajador de la empresa “Perdue”, en Carolina del Norte, EEUU, ha sido condenado a 45 días de cárcel, 12 meses de libertad condicional y la inhabilitación para volver a trabajar con animales por haber sido acusado de 3 delitos de crueldad animal. Una cámara de video oculta lo descubrió maltratando a unos pollos en una planta procesadora.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario