Efectos de la calidad de la cama de los reproductores pesados sobre las dermatitis plantares, las vesículas pectorales y los tarsos quemados

Introducción

Tanto las dermatitis de contacto como las lesiones de quemaduras en los tarsos son problemas habituales en los broilers criados sobre una yacija en malas condiciones y aunque se cree que también pueden ocurrir en los reproductores, apenas hay información sobre ello.

De ahí que hayamos realizado un estudio en 10 granjas de reproductores en Finlandia, comprendiendo un total de 18 naves de ambiente controlado, con un diseño clásico de su equipo: una superficie de slats centrales – del 29 al 48 % de la superficie total – sobre la que se hallaban los ponederos y 2 líneas de bebederos y dos zonas de yacija a los lados, siendo esta última de turba en todos los casos menos en uno, de viruta de madera.

 

Prueba

El estudio se realizó a lo largo de un ciclo de puesta de los reproductores, alojados a razón de 5,9 aves/m2 al comenzar la producción y consistió en la evaluación de las lesiones plantares, las vesículas pectorales y los tarsos “quemados” en 5 momentos diferentes – el último de ellos en el matadero -, al mismo tiempo que el estado de la yacija. Lo primero se realizó mediante una escala de 1 a 5 – de mejor a peor -, según observaciones visuales, mientras que la calidad de la yacija también se evaluó de esta forma e igualmente según su humedad, el pH y el nivel de NH3 de las muestras tomadas en 4 lugares diferentes.

 

Resultados

Con unas camas que variaron relativamente poco en altura durante todo el ciclo de producción – de 7 cm iniciales a 12 cm al final -, sus niveles de humedad y de NH3 no cambiaron, aunque sí su pH, que se elevó significativamente.

En cambio, la incidencia y la gravedad de las lesiones plantares fueron en aumento a lo largo de la puesta, como se evidencia en las figuras adjuntas.

En todo momento no se observaron problemas de quemaduras de tarsos ni de vesículas pectorales en las aves muestreadas.

Aunque la humedad de la cama y sus niveles de NH3 fueron más altos en la zona al borde de la superficie de slats, ello no influyó en los baremos de lesiones plantares.

Y, en conclusión, se cree que el mantenimiento de una cama de buena calidad, por si solo, no es suficiente para asegurar la ausencia de lesiones plantares de los reproductores.

Fig 1. Puntuación de las lesiones plantares a lo largo de la puesta

Fig 2. Porcentajes de severidad de las lesiones plantares a lo largo de la puesta

 

EIJA KAUKONEN Y COL. AVIAN PATHOLOGY,
45: 667-673. 2016

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario