Comparte

El Tribunal Regional Superior de Stuttgart (Alemania) ha rechazado la apelación que solicitaban dos activistas de una asociación de defensa de los animales, que fueron condenados en 2015  por entrar ilegalmente en una granja de pavos. Los condenados alegaban que habían entrado en la explotación para grabar imágenes que luego pasarían a los medios de comunicación para denunciar las deficiencias de bienestar animal que había en la granja y que por tanto su acción estaba justificada.

activistas-en-granja-pavos-2

Los hechos se produjeron en mayo de 2015, cuando dos estudiantes universitarios y miembros de una asociación vegana, entraron por la noche en una explotación de pavos en Schwäbisch Hall (länder de Baden-Wurtemberg)). Fueron detectados por el avicultor que llamó a la policía. Uno de los activistas agredió al granjero con gas CS.

activistas-en-granja-pavos-3

 

El Tribunal ha dictaminado que el bienestar de los animales en una explotación es una competencia de los ganaderos, veterinarios, y las administraciones competentes y no de personas individuales. Además, ha añadido, que en un estado libre y democrático no se pueden permitir ofensas por parte de personas con ideas diferentes, que entran ilegalmente en una explotación para hacer grabaciones.

El dictamen ha sido muy bien acogido por los ganaderos alemanes.

tribunal-constitucional-alemania-696x392

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario