Comparte

Una inspección de la FSA (Food Standars Agency) del Reino Unido ha encontrado que el 3,5 % de los pollos comprados a los nueve principales minoristas de alimentos del Reino Unido dieron positivo para el mayor nivel de contaminación de campylobacter, esta cifra es relativamente positiva pues está por debajo del objetivo del 7%


El pollo fresco de Tesco (6 por ciento) presentó la mayor cantidad de bacterias, según los resultados, mientras que Asda (5,5 por ciento) y Morrisons (5,4 por ciento) siguieron de cerca. Según los datos de la FSA, que cubrieron muestras analizadas de enero a marzo de 2019, se trata de los pollos que contienen más de 1.000 unidades formadoras de colonias por gramo (cfu/g) de campylobacter.

Los resultados se han publicado como parte de una campaña de larga duración para concienciar a toda la cadena alimentaria en solucionar el problema.

Si el pollo se cocina correctamente, la hipotética contaminación por Campylobacter que pudiera haber queda anulada, es en los casos en que la carne no está bien cocida que Campylobacter puede desencadenar una intoxicación alimentaria.

La mayoría de las especies de campylobacter pueden infectar a los seres humanos y otros animales, causando enfermedades. El principal reservorio natural de la bacteria campylobacter es la avicultura, sin embargo, los seres humanos pueden contraer la enfermedad por comer alimentos contaminados con diferentes subespecies de campylobacter, siendo el .C. jejuni actualmente una de las principales causas de la enfermedad bacteriana transmitida por los alimentos en muchos países desarrollados.

 

La bacteria Campylobacter es la causa más común de intoxicación alimentaria en el Reino Unido y una de las causas más comunes de intoxicación alimentaria en los Estados Unidos.

La gran mayoría de los casos ocurren como eventos aislados, no como parte de brotes reconocidos. La FSA del Reino Unido establece un umbral de seguridad de no más del 7 % de los productos que tienen el nivel más alto de contaminación. La agencia ha estado haciendo un seguimiento de la presencia de campylobacter en pollos desde 2014 y está publicando los resultados como parte de una campaña de concienciación.

«Los niveles de Campylobacter se han mantenido estables y

están por debajo de nuestro objetivo de 7 % en el nivel más alto de contaminación.

Sin embargo, seguiremos trabajando estrechamente con los minoristas

para reducir los niveles a niveles tan bajos como sea razonablemente alcanzable»,

señala Rebecca Sudworth, Directora de Políticas de la FSA.

 

Tesco: objetivo que al menos el 95 % de los pollos suministrados a Tesco tengan niveles mínimos de campylobacter (menos de 1000 cfu/g).

Tesco destaca que proporcionar alimentos seguros y de alta calidad es su «prioridad absoluta» a medida que el minorista continúa su compromiso establecido desde hace mucho tiempo para reducir los niveles de campylobacter en sus aves de corral.
«Ahora estamos viendo progresos reales en todas las etapas de la cadena de suministro en abordar el problema a través del trabajo que hemos hecho con nuestros proveedores», dice Tesco.

«Nuestro objetivo es mantenernos a la vanguardia del progreso en la reducción de la campylobacter y para garantizar que cumplimos esto hemos introducido nuestro propio objetivo líder en la industria: que al menos el 95 % de los pollos suministrados a Tesco tengan niveles mínimos de campylobacter (menos de 1000 cfu/g). Esto nos permitirá ayudar a nuestros clientes a ser lo más seguros posible mientras manipulamos y cocinan aves de corral».

 

Un abordaje integral, el enfoque de Sainsbury’s

Sainsbury’s, que reportó 1,2 % en las últimas cifras, dice que está trabajando con sus proveedores para encontrar maneras de abordar la campylobacter en cada paso de la cadena alimentaria. Esto comienza en la granja tratando de evitar que campylobacter colonize lotes de pollos, introduciendo nuevos tratamientos térmicos en la fábrica, así como un nuevo y conveniente asa en la bolsa de envasado», dicen los minoristas. «Al igual que otras carnes crudas, el pollo todavía necesita ser manejado con cuidado, pero niveles más bajos de campylobacter significa una mayor seguridad para nuestros clientes cuando están preparando pollo en casa».
El muestreo y los análisis se llevan a cabo de conformidad con los protocolos establecidos por la FSA y acordados por la industria.

.

Para saber más: Control de Campylobacter

 

Control en granja del Campylobacter

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario