Bolivia:  Sube la demanda de huevo, pero baja la de carne de pollo

En 2020 el consumo per cápita de huevos en Bolivia fue de 190 unidades, cinco más que en 2019. En tanto, la demanda de carne de pollo fue de 44 kilogramos (kg), pese a las repercusiones en la avicultura de la pandemia del COVID-19, según una evaluación del sector productivo avícola del país.

“Durante la pandemia de COVID-19, que cambió la forma de vida de todos los bolivianos, la demanda de alimentos sufrió cambios drásticos principalmente durante el periodo de cuarentena rígida, puesto que el consumo de huevo se incrementó debido a que muchas personas agregaron esta proteína a las preparaciones de sus diferentes tipos de comida por su bajo costo. Sin embargo, tras la cuarentena rígida, el consumo disminuyó”, señaló Ricardo Alandia, presidente de la Asociación Nacional de Avicultores (ANA) y de la Asociación de Avicultores de Santa Cruz (ADA).

 

 

El pollo va camino de la recuperación

“Con respecto a la demanda de la carne de pollo, considerando que es un alimento de primera necesidad y económico en comparación con las otras carnes, la demanda disminuyó a causa de las restricciones establecidas en la cuarentena, el cierre de los mercados de abasto y la prohibición del funcionamiento de los restaurantes y ventas de comidas rápidas. No obstante, en los últimos meses de 2020 el consumo se ha ido recuperando y actualmente se espera alcanzar la demanda normal”, relató el ejecutivo.

La producción de huevos a nivel nacional fue de 2.230 millones, de los cuales Santa Cruz produce el 54% del total. La producción de pollos a nivel nacional fue de 203 millones, siendo el departamento cruceño el que produce el 58%.

 

El mayor consumo de la carne de pollo y huevo se da a nivel del eje central, La Paz, Santa Cruz y Cochabamba, y en menor medida en Beni y Pando.

Sin embargo, a nivel latinoamericano Bolivia aún tiene un bajo nivel de consumo de huevo. Por ejemplo, en 2019, México volvió a tener el mayor consumo anual per cápita de toda Latinoamérica con 378 unidades por persona, es decir, un 3% más que en 2018 (de 367 unidades per cápita), según la base de datos de IndustriaAvicola.net.

 

La demanda nacional está cubierta

“La avicultura se encuentra deprimida debido a precios bajos de sus productos en los últimos años y ahondado con la pandemia. Ambos rubros presentarán un decrecimiento de su producción, por lo menos en el primer semestre. Sin embargo, la demanda nacional se encuentra totalmente cubierta”, dijo Alandia.

El kilo de pollo al consumidor final en La Paz llega a costar en promedio Bs 13, mientras que un maple de huevos de 30 unidades se oferta entre Bs 15 y Bs 18.

 

Para saber más:

-. Repercusiones del Covid-19 en toda la industría avícola y en los mataderos de aves

-. La avicultura en Bolivia

-. La avicultura en Latinoamérica

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario