El sector de la carne de ave reafirma su compromiso para que no falte pollo en los supermercados y llama a la responsabilidad de todos los eslabones de la cadena alimentaria

 

En relación a las informaciones sobre “posibles desabastecimiento de pollo tras el verano” AVIANZA muestra su compromiso con los consumidores españoles y llama a la responsabilidad de todos los integrantes de la cadena alimentaria

 

22 de junio de 2022. La interprofesional de la carne de ave, AVIANZA, recuerda que se debe cumplir la Ley de la cadena Alimentaria y reclama responsabilidad a la distribución para que todos eslabones de la cadena avícola (integradoras, granjas de pollos, pavos, transportistas, fábricas de pienso, plantas de incubación, empresas de genética, etc) no trabajen a perdidas y reciban todos los agentes implicados una retribución conforme el brutal incremento costes que lleva tiempo soportando toda la industria avícola.

El sector avícola lo componen infinidad de actores , además de las granjas, como la investigación genética, la incubación, la fabricación de piensos, la salud aviar, el procesado, la comercialización, la mano de obra, el sector del plástico y cartonaje, la logística, etc. todas estas ramificaciones están en estado crítico y exhausto pues el incremento costes actual en materias primas y energía viene precedido por un incremento costes por salud laboral en mataderos y plantas de procesado y un menor consumo que hubo durante la covid.

Avianza coincide, y así lo ha trasladado a todos los agentes implicados en el sector, que se necesita el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria, pero en tiempo real y de una forma justa y para que esto sea así se necesita responsabilidad por parte de la distribución para realizar una retribución acorde al incremento de todas estas partidas.

 

La situación es preocupante, pero no se puede caer en el alarmismo

Por tanto, la interprofesional Avianza, ha llamado a la responsabilidad para no trasladar mensajes críticos como “posible desabastecimiento” a los consumidores, pues pueden generar aún más incertidumbre a una situación social y económica de por sí tensionada. Las empresas integradoras pertenecientes a esta interprofesional han reiterado su compromiso con la sociedad para seguir llevando el producto necesario a sus hogares, mientras que reiteran su voluntad de seguir colaborando para, de forma unida, demandar soluciones y la ayuda necesaria para que el sector avícola se vea correspondido con las ayudas y la corresponsabilidad necesaria del resto de la Cadena Alimentaria.

 

Avianza, la Asociación Interprofesional Española de Carne Avícola, que representa al 90% de la producción de carne de pollo, pavo y codorniz de España a través de las integradoras, engloba a a más de  5.000 granjas de pollos, 280 centros de producción, 120 mataderos, así como 65 empresas integradoras, lo que supone más de 40.000 profesionales vinculados al sector de forma directa e indirecta. Un sector que integra la actividad de granjeros, veterinarios, productores de materias primas, mataderos, centros de despiece y producción, empresas comercializadoras, logística, especialistas en genética, comercio exterior, sostenibilidad, innovación, etc.

En este momento de máxima tensión en el sector de la avicultura de carne, la interprofesional reitera su misión: velar por la defensa de un sector prioritario en el ámbito agroganadero de España  donde la carne avícola es la más consumida y que representó un volumen de más de 1,4 millones de toneladas de pollo vivo producido en 2021.

 

Desde marzo de 2020, cuando comenzó la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID19 y sus consecuencias económicas y sociales, las integradoras , y por ende todo el sector avícola, han sido uno de los sectores más castigados por el incremento de materias primas para la producción de piensos, de la energía, transporte, medidas adicionales de control sanitario, subida de insumos, guerra de Ucrania, huelga de transportes, etc.

Y en todo momento, las empresas y profesionales avícolas han mantenido su actividad para asegurar el abastecimiento de carne a los consumidores, incluso en los peores momentos del confinamiento. Todos los eslabones de la avicultura española, son pues un sector responsable, comprometido, que aboga por la cooperación constante, y esto a pesar de las grandes dificultades que han tenido tanto los mencionados profesionales como las empresas implicadas.

Por eso, el sector avícola , debe mantenerse unido para exigir tanto a administraciones públicas españolas, como europeas, así como al sector de la distribución, principal comercializador de las carnes de ave, la adopción de medidas para corresponder a los grandes esfuerzos humanos y empresariales asumidos para mantener la producción en todo momento.

Es necesario avanzar en la ponderación de las ayudas públicas a un sector que por su peso está infravalorado, con partidas que no se corresponden con su volumen y su importancia en la economía. Todo ello, dentro de un diálogo constructivo y a la vez firme con las administraciones.

La interprofesional de la carne de ave también ha pedido corresponsabilidad a los canales de distribución, con la revisión de acuerdos comerciales que deben adaptarse a las nuevas coyunturas macroeconómicas, pues toda la cadena de producción, desde la genética a la crianza, pasando por la producción, procesado y comercialización de producto se encuentra exhausta tras más de dos años de esfuerzos continuados.

 

Algunos datos muestran la dimensión de una situación insostenible, pues la realidad y las cifras son alarmantes para todos los que forman parte de la cadena de producción.

  • Se ha pasado de un precio de 36,2 euros/MWh a 289,62 €/MWh según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE). El coste de la energía es clave para las granjas, mataderos, centros de producción, logística y transporte, etc.
  • Si a esto le sumamos que los cereales se han incrementado pasamos de tener un coste medio del pienso de 300 euros/tonelada durante los últimos 5 años a estar en más de 500 euros/tonelada en 2022.
  • Asimismo, del coste de producción por kilo de pollo, un 70% va para el pienso. Estos costes lo han estado asumiendo las empresas de integración con toda responsabilidad para seguir llevando la carne de ave a la población. Por ejemplo, las integradoras llevan un incremento de costes de un 40% de costes desde enero de 2022 y solo se les ha repercutido un 15,5 %.

Por tanto, y lo más importante, AVIANZA llama a la responsabilidad para no trasladar mensajes críticos como “posible desabastecimiento” a los consumidores, pues pueden generar aún más incertidumbre a una situación social y económica de por sí tensionada.

Como asociación, AVIANZA representa los intereses de todo el sector, y las empresas integradoras pertenecientes a esta interprofesional trasladan su compromiso a la sociedad para seguir llevando el producto necesario a sus hogares, mientras que reiteran su voluntad de seguir colaborando para, de forma unida, demandar soluciones y la ayuda necesaria para que el sector avícola se vea correspondido con las ayudas y la corresponsabilidad necesaria del resto de la Cadena Alimentaria.

 

Para saber más:

-. Evolución coste materias primas y resto costes de producción Avicultura.Com

-. Ley de la cadena alimentaria en Avicultura.Com

Reducción de márgenes sin precedentes para los avicultores

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • ASOC. INTERPROFESIONAL DE LA AVICULTURA DE CARNE DE POLLO EN ESPAÑA (PROPOLLO)

  • C/ Diego de León, 33. 4º dcha.
  • Madrid
  • Madrid (España)

PUBLICIDAD

Deja una respuesta