Comparte

Investigadores de la Universidad de Guelph, Canada , demuestran que los pollos de crecimiento lento presentan mejor calidad de la carne y mejores indicadores de bienestar

Criar pollos de engorde de crecimiento más lento significa menos eficiencia para los avicultores  y costos potencialmente más altos para los consumidores, pero mejoraría el bienestar de millones de aves, según el estudio más exhaustivo y completo sobre el bienestar de los pollos de engorde en todo el mundo realizado por investigadores de la Universidad de Guelph, Canada.

 

Stephanie Torrey, profesora adjunta del Departamento de Biociencia Animal y Tina Widowski, profesora del Departamento de Biociencia Animal

 

El equipo espera que el estudio ayude a las empresas de genética avícola a priorizar la selección genética de estirpes de crecimiento lento y a que los avicultores tengan cada vez más presente el bienestar de los pollos y no solo la eficiencia.

 

Según ha afirmado la profesora de biociencias animales Tina Widowski, una hipotética reconversión a sistemas de cría de pollo de crecimiento lento representaría con seguridad costes multimillonarios para la industria avícola mundial, pero este sobrecoste podría terminar beneficiando a la industria al brindar apoyo para estándares más altos de bienestar animal y una mejor calidad de la carne favorecida por los consumidores.

Lo que está por ver es la coherencia del consumidor, es decir, si este hipotético mejor bienestar y mejor calidad de la carne, el consumidor estaría dispuesto a pagarlo cuando eligiese el pollo en el supermercado.

“Descubrimos que, en general, muchos indicadores de bienestar están directamente relacionados con la tasa de crecimiento”, dijo Widowski, quien ha dirigido un equipo de expertos en bienestar avícola, nutrición, fisiología y ciencia de la carne en la University of Guelph.

 

Desarrolladas principalmente a través de la cría selectiva, las aves de rápido crecimiento alcanzan un peso de mercado de aproximadamente 2 kilogramos en aproximadamente 35 días y satisfacen el deseo de los consumidores de pechugas de pollo grandes y uniformes. Al cambiar la forma de su cuerpo, esta cría ha producido el desarrollo de grandes músculos del pecho pero también patas cortas que dificultan que los pollos realicen sus actividades normales.

 

La crecientes presión por proporcionar mayores estándares de bienestar animal han llevado al desarrollo de razas de crecimiento más lento que tardan al menos una semana más en alcanzar el peso de mercado. La crianza de pollos más lentamente agrega gastos para los productores, especialmente en costos adicionales de alimento.

 

Los investigadores estudiaron más de 7.500 pollos criados en la Estación de Investigación Arkell de dicha universidad canadiense.

Para el estudio se ha realizado el seguimiento y comparación de 16 estirpes genéticas criadas para cuatro tasas de crecimiento, así como otros rasgos. Equipando a las aves con dispositivos portátiles como Fitbits, compararon movilidad y actividad. Una “prueba de obstáculos” permitió al equipo comparar la fuerza de las patas entre las diferentes estirpes de pollos. Entre los elementos evaluados estaba el uso de elementos de enriquecimiento por parte de las aves. Se examinaron y compararon los pollos en busca de lesiones en las patas y también observaron la calidad de la carne.

 

Como era de esperar, los pollos de crecimiento más rápido eran menos activos y móviles y tenían peores condiciones de salud en las patas, todos indicadores de un peor bienestar. Las aves de más rápido crecimiento también presentaban mayor incidencia de daño muscular en las pechugas, lo que generalmente resulta en pérdidas económicas debido a la inferior calidad de la carne.

“Fue la combinación de un alto rendimiento de pechuga y una rápida tasa de crecimiento lo que condujo a peores resultados de bienestar”, dijo Stephanie Torrey, miembro adjunto de la facultad del Departamento de Biociencias Animales.

 

Los investigadores dijeron que se sintieron gratamente sorprendidos al constatar que algunos problemas importantes de salud y bienestar, incluidos los problemas de los músculos esqueléticos de las piernas y la insuficiencia cardíaca, que eran comunes hace unos 20 años ya no prevalecen.

«Eso significa que la selección aplicada las dos últimos décadas por las empresas de genética de estirpes de carne, ha funcionado, demostrando que una repriorización de los criterios de selección genética funciona.  Por ello esperamos que los resultados de nuestro estudio marquen la dirección para la próxima fase de cambios genéticos que conduzcan a mejoras en el bienestar», dijo Widowski, quien ocupa la Cátedra Egg Farmers of Canada en Avicultura. Bienestar.

Refiriéndose a un nuevo informe escrito por los investigadores y proporcionado en julio a Global Animal Partnership (GAP) con sede en Texas, Torreys dijo que los hallazgos pueden ayudar a los supermercados a atraer clientes que buscan productos criados bajo estándares de bienestar más altos y están dispuestos a asumir este sobrecoste.

“Esto quizás sirva a algunas empresas para diferenciar sus productos en función de los resultados del bienestar”, dijo Torrey. “Queda por ver si los consumidores promedio estarán dispuestos o no a pagar una prima por mejores resultados de bienestar, y no sabemos cómo los beneficios económicos de la reducción de defectos en la calidad de la carne pueden compensar el aumento de los costos de producción”.

Mientras, la demanda mundial de carne de pollo por parte de los consumidores no para de crecer, engordando actualmente avicultores de todo el mundo a miles de millones de pollos, solamente en Canadá se producen más de 700 millones de broilers cada año.

 

La salud y el bienestar de los pollos de engorde es un enfoque de la Global Animal Partnership (GAP) , con sede en Texas, siendo uno de los programas de etiquetado de bienestar animal en alimentos más grandes de América del Norte. Decenas de empresas multinacionales de restaurantes, tiendas de comestibles y servicios de alimentos ya se han comprometido a abastecerse únicamente de pollos de engorde criados bajo los estándares GAP.

Buscando datos para respaldar sus estándares de bienestar y para determinar las razas óptimas y los métodos de manejo, GAP otorgó una subvención de investigación a la Universidad de Guelph en 2018 para estudiar el bienestar de los pollos de engorde. El primer estudio de este tipo fue financiado con 1 millón de $ USD por parte de GAP, el proyecto Food from Thought de la Universidad y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Asuntos Rurales de Ontario.

 

Los investigadores ahora están preparando una serie de artículos científicos para el 2021 donde expondrán con detalle las tendencias aquí anticipadas.

 

Para saber más:

-. El pollo de crecimiento lento en Avicultura.Com

-. Noticias sobre pollo de crecimiento lento en Avicultura.Com

-. Consulta aquí más artículos de OPINIÓN  y   TENDENCIAS EN AVICULTURA de la Real Escuela de Avicultura

Evaluación de un nuevo cruce de pollo para carne de crecimiento lento

 

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario