Seis consorcios reciben 4 millones de dólares para investigar como mejorar el bienestar de los pollos

Remontándonos a la noticia que ofrecimos en 2019 sobre la donación de un fondo de 4 millones de dólares USA para el estudio de las condiciones de la crianza que pudieran influir en la mejora del bienestar de los broilers, ahora podemos ampliarla indicando que ya se ha hecho público el resultado de la Fase 1 del proyecto, con el nombre de los 6 consorcios que se han hecho acreedores de ello.

Recordaremos también que el proyecto es una iniciativa de la Fundación para la Investigación en Alimentación y Agricultura – FFAR es su acrónimo en inglés -, de Estados Unidos, conjuntamente con la empresa McDonald’s con el fin de identificar algunas soluciones tecnológicas que pudieran proporcionar una información objetiva integral sobre el bienestar del pollo para carne.

El nombre de la iniciativa es SMART Broiler Initiative, que corresponde en inglés a las iniciales de «Sensors, Monitoring, Annalysis and Reporting Technologies»  y, según ya se indicó entonces, los estudios deberán realizarse en las granjas de los proveedores de McDonald’s, a los que se estimulará para la adopción de las medidas que se sugieran para mejora del bienestar de los pollos.

Lo anunciado ahora por la FFAR representa la primera fase del proyecto, que tenía por objetivo explorar el potencial de las tecnologías disponibles y los métodos para monitorizarlas y finalizó a primeros de abril de este año, proveyéndose para ello un total de 2 M~, a repartir entre los consorcios ganadores.

En una segunda fase, que comenzará a mediados del 2021 y estará dotado con igual suma, se seleccionarán unos nuevos consorcios y la posible colaboración entre ellos con el fin de validar y refinar las herramientas de evaluación del bienestar de los pollos con el fin de su implementación en las granjas comerciales.

Según ha indicado ahora Keith Kenny, vicepresidente de sostenibilidad McDonald´s «estas tecnologías tienen un enorme potencial para mejorar el bienestar de los pollos en nuestra cadena de suministro en todo el mundo, estando muy contentos de ver la evolución de la investigación de los 6 consorcios ganadores». Y, desde luego, si nos atenemos a la definición de «consorcio» que hace la enciclopedia Webster – combinación de instituciones financieras, capitalistas, etc. para poner en marcha operaciones que requieren grandes recursos económicos – esto es lo que se da entre los elegidos, por la combinación en todos los casos entre la ciencia, representada por la Universidad, y la práctica, las empresas avícolas involucradas.

Para optar a los fondos previstos en la primera fase del proyecto se presentaron 34 propuestos, de las cuales fueron 6 las elegidas que, según sus respectivos estudios, se repartirán los fondos disponibles de esta primera fase en las diferentes cantidades que se han hecho públicas, junto con sus nombres.

Como puede verse, todos estos proyectos de la iniciativa SMART Broiler se basan en la utilización de sensores automatizados en las naves de los pollos, junto con las adecuadas tecnologías de monitoreo, análisis e informes, con el fin de evaluar de manera objetiva e integral el bienestar de las aves y que ello pueda ser aplicado en las granjas comerciales. La ventaja de ello sobre los métodos empleados actualmente para evaluar el bienestar de los pollos en las granjas es que no depende de la observación humana, que puede ser subjetiva y dar lugar a una intervención tardía para corregir los problemas detectados.

Una interesante observación a este respecto es la realizada por el Dr. Paul Miller, director de investigación de inteligencia de seguridad de la Universidad de Belfast, es que su investigación analítica de video se ha basado en el estudio de la resiliencia de las grandes multitudes de personas situadas, por ejemplo, en un estadio deportivo y que esto ahora lo podrán adaptar para comprender el comportamiento de las aves. Esto será un reto, dice, pero los conocimientos recopilados permitirán al equipo de investigación diseñar un mejor ambiente para las aves.

 

Los seis consorcios ganadores que recibirán esta financiación millonaria para investigar el bienestar de los pollos son:

  1. Marian Dawkins, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, en asociación con las empresas Munters y Tyson Foods – 232.063 $ – para probar la capacidad de un novedoso sistema de cámara/ ordenador llamado Opticflock para monitorear el bienestar de los broilers. Se trata de la instalación de cámaras dentro de las naves a fin de observar el comportamiento de las aves y entregan un «veredicto» cada 15 minutos para alertar a los criadores de los signos tempranos de problemas de bienestar, tales como las lesiones plantares y las cojeras.
  2. Niamh O’Connell, de la Universidad de Queen, Belfast, en asociación con Moy Park – 310.738 $ – con el fin de desarrollar un sistema basado en la visión que aprovecha los algoritmos existentes de vigilancia de las multitudes en la especie humana y los aplica en el seguimiento y análisis de los comportamientos de los pollos. Esto permitirá a los investigadores controlar un gran número de aves y realizar un seguimiento de los patrones de actividad individuales, incluyendo los indicadores de bienestar como las puntuaciones de la marcha y la limpieza de plumas.
  3. lngrid de Jong, de la Universidad de Wageningen, junto con colaboradores de la Universidad de Utrecht, la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas y Virginia Tech – 500.000 $-,con el apoyo adicional de Plukon Food Group y CLK GmbH, para utilizar un sistema basado en cámaras asequibles y la inteligencia artificial que automáticamente registra el comportamiento de los pollos en las granjas. Las cámaras 2D y 3D controlarán continuamente la capacidad de los pollos al caminar, interactuando entre sí y con el medio ambiente y otras conductas naturales.
  4. Lasse Lorenzen, de Scio +, Big Dutchman AG y SKOV A/S, con colaboradores de la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Purdue y la Universidad de Aarhus – 499.648 $ – con apoyo financiero adicional de Scio + a la tecnología de cámaras en el uso y análisis de imágenes avanzado para controlar continuamente las manadas de pollos comerciales, hacer un «mapa» del bienestar y estimar la facilidad para caminar.
  5. Hao Gan, del Instituto de Agricultura de la Universidad de Tennessee, en colaboración con la Universidad Estatal de Mississippi y el USDA ARS y BioRics NV – 350.000 $ – y la financiación adicional del Peco Foods para usar cámaras de múltiples ángulos para monitorear los broilers comerciales, tanto a nivel individual como de grupo, con su capacidad de caminar y su actividad.
  6. Tom Darbonne y el Dr. Brandon Caroll, con AudioT – 200.000 -, con el apoyo adicional de Tyson Foods y Fieldale Farms, para desarrollar  herramientas basadas en la vigilancia de audio sobre las vocalizaciones de los pollos que pueden alertar a los criadores para detectar el bienestar y el comportamiento de los mismos. Es un trabajo que se basa en diez años de estudio en el programa de Investigación del Georgia Tech Research lnstitute y dará lugar a una solución escalable, con sensor de bajo coste y paquete de análisis basado en sistemas de vídeo.

 

Equipo de redacción

Real Escuela de Avicultura

 

Para saber más:

-. Bienestar animal en Avicultura.Com

Organizaciones animalistas invierten en campañas de publicidad en TV para que el consumidor se pase al pollo certificado en bienestar

Puedes escribirnos a fcastello@avicultura.com o unirte a los 120.000 lectores/usuarios mensuales de los Media de la Real Escuela de Avicultura  suscribiéndote gratis aquí al eNewsletter de Avicultura.COM o siguiéndonos  en Linkedin, Twitter o Facebook.

 

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario